Skip to main content

Noticia

VÍDEO: El Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor puede con todo,¿te atreves a conducirlo?

Menuda bestia

En este vídeo te traigo algo muy salvaje, el Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor. Un coche capaz de superar cualquier tipo de superficie. ¿Qué me dices, te atreverías a conducir uno de estos?

Mitsubishi y Suzuki abandonan el diésel en Europa

La pick-up de la marca japonesa Mitsubishi rebosa fuerza y robustez por cada esquina. Es capaz de conquista cualquier terreno, por irregular o complicado que sea. Pero es que el Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor es lo más salvaje que vas a ver en mucho tiempo. Y si… las ruedas son como las de un tanque, no es tu imaginación.

VÍDEO: El Mitsubishi Eclipse Cross en los terrenos más inverosímiles

Te puede interesar: Mitsubishi e-Evolution Concept: primer teaser antes de Tokio

El Mitsubishi L200 Triton mide 5,21 metros de largo, 1,82 metros de ancho y 1,78 metros de alto. Tiene unas líneas muy fuertes, un frontal muy amplio y un paragolpes prominente, perfecto para darte unas escapadas off-road. Normalmente lleva unas llantas de 16 pulgadas, pero el Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor que estás viendo calza unas espectaculares correas listas para pasar por encima de todo.

El Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor, el más salvaje

En el vídeo puedes disfrutar del L200 Triton más bestia que puedas imaginar. Con un estampado imponente, de color negro y rojo, un chasis reforzado y unas ruedas que dan miedo. Es una pasada verle subir y bajar rocas como si nada asfalto.

Su carrocería junto a su motor diésel de 2,4 litros de 16 válvulas que rinde 190 CV de potencia es capaz de comerse cualquier superficie. Está asociado a una caja automática de 5 velocidades y una tracción, lógicamente de 4x4.

No te pierdas: VÍDEO: analiza el Mitsubishi Eclipse Cross ¡en detalle!

No te pierdas el vídeo porque vas a alucinar con el Mitsubishi L200 Triton Sport Survivor. Disfruta viendo como circula por la tierra y las piedras esta brutal pick-up. Merece la pena verlo.

Lecturas recomendadas