Skip to main content

Noticia

VÍDEO: mira estos cinco 'muscle cars' diferentes

Manu Vieyra

Entra en este vídeo y no te pierdas un listado con cinco 'muscle cars' que fueron diferentes por varias razones. Algunos de ellos fueron objeto de risa, otros fueron catalogados como raros, pero alguno de ellos hasta sirvió como base de futuros modelos.

Si pensamos en la definición de muscle car la mayoría de las veces nos deriva a un coche americano, un coupé con motor V8 y propulsión trasera. Así era, al menos, en la década de los 60 y 70, pero cuando los fabricantes de Detroit empezaron a acusar la crisis del petróleo y las mecánicas enormes comenzaron a estar en declive, las marcas adaptaron esta descripción y propusieron muscle cars distintos.

En este vídeo tienes los muscle car más raros

Algunos de ellos te los mostramos en este ranking de coches. El primero que hemos elegido es el Buick Grand National. Aunque ahora está plenamente asentado en la historia de los muscle cars, hubo quien se rió de su ‘pequeño’ motor turbo V6. Pero los casi 14 segundos que empleaba para recorrer 400 metros desde parado cambiaron la forma de pensar de muchos. Su 3.8 ofrecía 245 CV y 481 Nm de par, cifras más altas que las de un Corvette de la época.

Este coche también modificó la percepción que se tenía sobre los modelos en los que la electrónica comenzaba, de forma incipiente, a gestionar el motor: se creía que no podrían ‘tunearse’ para lograr más potencia. Resultó que era tremendamente fácil.

Cuando la marca finalizó la producción de este vehículo (sólo fabricó 547 unidades de la última versión, la GNX), su mecánica McLaren/ASC ya ofrecía 300 CV y 570 Nm. Muy respetable…

 

 

El siguiente es el Lincoln MK VII, que era considerado el muscle car para pijos porque mezclaba la sofisticación europea con la arrogancia americana. Llevaba el motor 5.0 V8 del Mustang, con 225 CV y 400 Nm, por lo que igualaba los datos del Mercedes 560 SEC Coupé, su rival más encarnizado… y tres veces más caro.

El Lincoln era espacioso, pero se ceñía bastante al concepto de un muscle car y añadía, además, una suspensión neumática que lo convertía en un coche bastante ágil, sin dejar de lado la comodidad.

¿Quieres ver qué otros modelos les acompañan? Dale al play, y si quieres descubrir 5 muscle car que no vienen de Estados Unidos sigue el enlace.

¡Aquí tienes más coches para elegir! 

Imagen de perfil de Manu Vieyra

Colaborador AUTOBILD.ES

¡Produciendo!

Lecturas recomendadas