Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Tres ventajas y tres inconvenientes del coche eléctrico

Tres ventajas y tres inconvenientes del coche eléctrico

El coche de cero emisiones tiene muchos puntos a favor, pero también lastra problemas...

Hoy vamos a darte tres ventajas y tres inconvenientes del coche eléctrico. La instauración del coche de cero emisiones es cada vez más necesaria. Pero, a pesar de que la reducción de emisiones de CO2 es acuciante, y que la llegada del coche eléctrico podría ayudar bastante a ello (sobre todo, si las fuentes de obtención de energía fuesen renovables), lo cierto es que la implantación del coche eléctrico no termina de arrancar. ¿Por qué?, se preguntarán algunos.

Pues porque, a pesar de que el coche eléctrico tiene muchas ventajas, también tiene inconvenientes... Hoy, te damos la cara y la cruz del vehículo cero emisiones. Allá van.

Tres ventajas del coche eléctrico

1. Un par inmediato

¿Has probado a acelerar de golpe un coche eléctrico? Deberías. La sensación es impresionante; gracias a que el coche eléctrico dispone de toda su potencia desde el segundo uno, son capaces de pasar de 0 a 100 en tiempos de infarto. Esto se debe a que disponen de un par motor elevado y constante, lo cual garantiza una fuerza impresionante desde el arranque. 

2. Un coste de mantenimiento menor

De entrada, el precio de la energía que un coche eléctrico precisa para moverse es muy inferior al de un coche de combustibles fósiles. Pero esto no es el único argumento crematístico a favor del coche cero emisiones; además, el mantenimiento de un eléctrico es más reducido gracias a la ausencia de embrague y otros elementos mecánicos bastante caros de reparar. 

3. Circular sin restricciones

Con un coche eléctrico no tendrás que preocuparte por los niveles de contaminación de tu ciudad y las posibles restricciones a la circulación que esto pueda conllevar; este tipo de vehículos tienen permitida la entrada siempre, sea cual sea el CO2 que detecten los medidores ese día.

Tres desventajas del coche eléctrico

1. Son caros

A pesar de que los precios han ido bajando, y de las posibles ayudas a la compra de coches eléctricos, lo cierto es que su precio sigue siendo elevado. El principal problema es la batería: sigue siendo cara, aun cuando se ha abaratado en los últimos años. Suponemos que, con el tiempo, se irán abaratando, pero todavía falta tiempo para que el eléctrico sea un coche de masas.

2. Pocos puntos de recarga

La autonomía media de este tipo de coche ronda los 300 km, y aunque para el uso diario esto es más que suficiente, lo cierto es que puede ser algo escaso para un trayecto largo. Por ello, una buena red de puntos de recarga para coches eléctricos es fundamental. Y la falta de infraestructura es uno de los puntos que podría estar frenando el arranque (real) de ventas del coche eléctrico.

3. Tiempo de recarga

Aunque este punto va mejorando, y los grandes grupos de automoción están desarrollando redes de carga rápida, lo cierto es que esto no es aún un hecho, y la recarga de los coches eléctricos sigue siendo más lento que el de un coche con motor de combustión. Habrá que darle tiempo al tiempo...

Lecturas recomendadas