Noticia

Coches clásicos

A subasta un Dodge Daytona abandonado durante décadas

Raúl Salinas

15/12/2015 - 13:42

¡Dolor! Ver una joya como el Dodge Charger Daytona de 1969 en este estado duele, ¡y mucho! Afortunadamente, sus horas abandonado en una granja de Alabama, EEUU, están contadas. Muy pronto se va a subastar en Florida y el precio de partida, en el estado completamente abandonado como puedes ver en las fotos, es de entre 150.000 y 180.000 dólares. Probablemente te parecerá una auténtica locura de precio, pero ya te aviso que en perfecto estado, puede rozar el millón de euros.

El Dodge Charger Daytona de 1969 que hemos conocido hoy nos ha dejado un poco helados. Ver una joya como esta, nacida para poder homologar a la versión de la NASCAR, del que solamente se produjeron 560 ejemplares, en un estado como este, es duro, muy doloroso. Pero es que la historia de este coche es muy curiosa. Mientras que el modelo de la NASCAR aterrorizó las pistas durante más de un año, la versión de producción no gusto: su diseño era considerado poco agraciado y no fue popular en su época, por lo que muchos de ellos desaparecieron: a día de hoy, apenas se tiene constancia de 385 ejemplares. El modelo que te enseño hoy, abandonado en una granja durante décadas, es un buen ejemplo de lo que te comento.

Alucinante: A subasta 3.000 clásicos americanos

En la galería del Dodge Charger Daytona abandonado en una granja puedes ver el lamentable estado de esta joya de la historia de la automación norteamericana. Su primer dueño, un juez, lo compró para su mujer. En 1974 lo vendió a un joven de 18 años que le pintó unas llamas en el frontal y se lo llevó a Florida. Desde ese momento se perdió su pista: hasta hoy, cuando ha sido encontrado abandonado en una granja en Glenwood, Alabama. Lleva décadas sin ningún cuidado, pero cuenta con todas las piezas importantes originales, incluyendo el motor V8 Magnum 440, con 33.000 km en su haber.

Intentar vender un coche abandonado en este estado puede ser todo un reto, salvo que sea un clásico de este calibre. Pese a su estado, es una joya que ha sido encontrada tal como estaba, muy probablemente, a principios de los años 80. El tiempo ha hecho mella, pero nada que no se pueda arreglar. El precio de partida es altísimo para ser un coche abandonado: la horquilla de precio ronda entre 150.000 y 180.000 dólares (136.000 y 163.000 euros). Te parecerá una locura, pero teniendo en cuenta que esta misma casa de subasta, hace un tiempo, subastó un ejemplar perfectamente restaurado, por 900.000 dólares, quizás esos precios ya no te parezcan tan desproporcionados. ¡Qué pasada de coche!

Fuente: Mecum Auctions

Lecturas recomendadas

Buscador de coches