Skip to main content

Noticia

Motos

Sigue la sequía de victorias en Yamaha: un año sin ganar

Yamaha, un año sin ganar

Se cumple un año desde la última victoria de Yamaha en MotoGP. Un hecho que demuestra las dificultades de la fábrica de Iwata para poder igualar el nivel de Honda y Ducati.

Ducati: ¿Ahora Lorenzo es la referencia y Dovizioso siente la presión?

Sigue la sequía de victorias en Yamaha: un año sin ganar. Han transcurrido 365 días desde la última vez que un piloto de la marca de los diapasones subió a lo más alto del podio en MotoGP. Fue Valentino Rossi en el GP de Holanda tras una gran carrera del piloto italiano en la que volvió a demostrar su afinidad con el trazado holandés. 

Ese día, además de ser una jornada muy feliz para el italiano y su equipo, marcó el punto de inflexión de la actual crisis de resultados de Yamaha. Fue seguramente la última vez que vimos a una M1 ofreciendo un alto grado de competitividad, mientras que a partir de la siguiente carrera se inició el tránsito por el desierto que dura hasta hoy. 

VÍDEO: MotoE, la MotoGP eléctrica

Pese a que Valentino Rossi suma tres podios consecutivos en Le Mans, Mugello y Catalunya, la realidad es que Yamaha sigue estando un paso por detrás tanto de Honda como de Ducati. El italiano apunta a que la aceleración y la electrónica son las dos áreas en donde más tienen que mejorar respecto a sus rivales. 

Para luchar por los campeonatos hay que ganar carreras, y eso es algo que Yamaha tiene difícil a día de hoy. Valentino Rossi ha sumado cuatro podios en siete carreras, lo cual no se pueden considerar malos resultados. Sin embargo, si dos de esos podios hubiesen sido victorias, el italiano estaría ahora mismo mucho más cerca del liderato que ostenta en estos momentos Marc Márquez

Más dificultades para Viñales

En el caso de Maverick Viñales la situación parece que es todavía más complicada. Después de tener un fin de semana tranquilo en Montmeló, estando delante en cada entrenamiento y partiendo cuarto en parrilla, la salida del de Rosas fue un completo desastre y eso le obligó a remontar desde la décima posición. 

Como viene sucediendo en las últimas carreras, Viñales terminó el GP a un ritmo muy similar al de los pilotos de cabeza, pero habiendo perdido muchísimo tiempo en los primeros giros. Situaciones diferentes a cada lado del box y una misma realidad: Yamaha necesita una victoria como agua de mayo. 

Lecturas recomendadas