Skip to main content

Noticia

Rolls-Royce Phantom VS Toyota GT86, ¿desigualdad absoluta?

Rolls-Royce Phantom VS Toyota GT86, ¿desigualdad absoluta?

Sobre el papel parece que está pelea es demasiado desigual, aunque si tenemos en cuenta que el Rolls-Royce Phantom pesa más del doble que el Toyota GT86, la cosa puede cambiar… ¿verdad?

No te pierdas la prueba del Toyota GT 86

Una vez más os traemos una comparativa, y una vez más, cada vez nos encontramos con más vídeos como estos, los coches que se someten a duelo no tienen nada que ver uno con el otro. Y es que, podría decirte que una cebra tiene más cosas en común con un gato que el Rolls-Royce Phantom con el Toyota GT86. El primero es uno de los modelos más lujosos que se pueden encontrar en el mercado mientras que el segundo es un deportivo ligero fabricado con el único objetivo de hacer disfrutar al conductor. Aun así, ¿quieres apostar?

Como te decía, el Rolls-Royce Phantom tiene muy poco o nada en común con el Toyota GT86. Se trata de un modelo creado para satisfacer las necesidades de un cliente muy exclusivo, con una cuenta corriente bien desahogada, que busca un producto lujoso. Debajo de este esmoquin encontramos un potente motor V12 con 6.7 litros que desarrolla la friolera de 460 caballos de potencia.

El Toyota GT86 es todo lo contrario. El cliente que compra un coche así solo busca disfrutar del volante. Hablamos de un deportivo ligero, económico, con una potencia suficiente para hacer sonreír al que lo conduce. El motor de 2.0 litros que monta tiene 200 caballos de potencia y manda toda la energía directamente a las ruedas traseras. Tiene fuerza, sí, cuenta con 205 Nm de par, pero nada que ver con los 720 del Phantom.

Entonces, ¿qué puede hacer el Toyota GT86 frente al Rolls-Royce Phantom? Pues si miramos el peso total de cada uno, la cosa se iguala. El Rolls-Royce pesa más de dos toneladas y media mientras que el japonés apenas llega a los 1.300 kilogramos. El inglés tiene más del doble de caballos pero el GT86 cuenta con mejor relación peso-potencia. ¿Quién se lleva la victoria?