Logo Autobild.es

El récord que tienen cinco militares desde hace 40 años para cambiar el motor de un Ford Escort

Récord cambio motor
Foto del redactor Mario Herráez

Ni la Fórmula 1.

Cuando hablamos de récords relacionados con el mundo del automóvil lo que suele venir a la cabeza de inmediato son los relacionados con la velocidad, ya sean de máxima, de tiempo conseguido en Nürburgring, etc. Sin embargo, hay otras áreas susceptibles de ser escenario de récords, como, por ejemplo, el tiempo necesario para cambiar un motor.

Se trata de una operación bastante compleja para llevar a cabo y si hablamos de un tiempo de récord, lo lógico sería pensar en un equipo de mecánicos de competición, pero nada más lejos de la realidad: hace 40 años un grupo de militares cambiaron el motor a un Ford Escort en televisión en menos de un minuto.

Es algo que puede costar creer, pero más abajo os dejamos el vídeo en el que podéis ver cómo es realidad.

Para ser concreto, tardaron un tiempo de únicamente 42 segundos para reemplazar un propulsor por otro y los encargados de hacerlo fueron 5 marines que suponemos que, además de entrenamiento y práctica en esta operación en concreto, tendrían conocimientos previos de mecánica.

 

Resulta casi hipnótico ver el proceso, pues hacen gala de una coordinación total, pero es que, además, la manera en la que tienen que llevarlo a cabo cuenta con ciertas dificultades añadidas.

Como explica el presentador, la prueba empieza con el motor en marcha y el reloj empieza a contar en cuanto lo apagan. El quid de la cuestión está en que los cinco militares están dentro del coche, un modelo de tres puertas, así que los que están sentados atrás tienen que salir por las puertas de piloto y copiloto, lo que ya complica un poco más el asunto.

Una vez fuera todo sucede con mucha rapidez. Uno de ellos se tira a los bajos del vehículo mientras que otro desmonta el capó y lo retira. Dos empiezan a meter mano al vano motor mientras que el quinto coge la barra con la que van a levantar el bloque. Se la pasa al que había quitado el capó y, entre los cuatro que están de pie, sacan el propulsor original.

Acto seguido cogen el de reemplazo, lo colocan en su sitio (hasta aquí solo han pasado 20 segundos), establecen las conexiones y ponen el capó mientras que uno saca a rastras del suelo al que estaba en los bajos (33 segundos). Se meten todos corriendo en el coche mientras que encienden el motor y en 37 segundos ya están en marcha.

Los cinco segundos restantes son los que tardan en mover el coche hasta cruzar la línea de meta.

Es impresionante, pero todavía más si se tiene en cuenta que según el manual del usuario hacían falta algo más de tres horas para llevar a cabo el cambio del motor.

No sabemos si este es el récord del mundo de tiempo para cambiar el motor de un coche y tampoco es que sea una maniobra para la que la gente vaya a prepararse para batir el crono, pero se trata de una hazaña que resulta muy llamativa.

También hay que tener en cuenta que a favor de los marines jugaba la sencillez mecánica de los coches de aquella época y es que, a día de hoy, al abrir el vano motor de un coche hay muchos más elementos en el interior que podrían complicar la tarea, por lo que seguramente sería más complicado y lento hacerlo con un vehículo moderno.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.