Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

¿Qué pasa cuando un piloto profesional de BMW prueba un Tesla Model 3?

Tesla Model 3 prueba BMW

¿Qué pasa cuando un piloto profesional de BMW prueba un Tesla Model 3? Pues que lo compara con un BMW M3. En serio, con el M3 E46 para ser exactos.

No te pierdas: Tesla Model 3: ya salen de la cadena de montaje. Hola, revolución

Los coches eléctricos van ganando terreno poco a poco. Son el futuro, y el futuro es imparable, una transición hacia el coche con motores ‘limpios’ que provocará la completa extinción de los motores de combustión. Tranquilo, no es el fin del mundo. Este cambio llegará, pero aún nos deparan unas décadas. Mientras tanto, nos gustaría dar respuesta a una interesante pregunta: ¿qué pasa cuando un piloto profesional de BMW prueba un Tesla Model 3?

El Tesla Model 3 es uno de los sedanes eléctricos más esperados de los últimos años. Ya hemos sabido que las primeras unidades están saliendo de la línea de montaje, por lo que los cientos de miles de clientes que dieron un adelanto para reservar una unidad contarán en los próximos meses con un coche que ofrece un rango de autonomía de 500 kilómetros con una sola carga (según datos de la EPA) y un precio en Estados Unidos de 35.000 euros.

Vídeo: todos los detalles del nuevo Tesla Model 3:

¿Qué ofrece el Tesla Model 3 en términos de rendimiento?

Para responder a esta cuestión, un piloto profesional de BMW se puso al volante para realizar una prueba para BMW Car Club of America. Aunque la prueba no ofrece muchos detalles, sí encontramos algunos datos interesantes. Por ejemplo, la colocación de interruptor para las luces no está en la consola o tras el volante, sino que se encuentra en los inmensos menús de la pantalla central, mientras que el botón de los intermitentes de emergencia está localizado junto al espejo retrovisor interior, lo que puede ser una mala posición en caso de activarlo urgentemente.

Estas son pequeñas objeciones que no proporcionan ninguna información acerca del coche, pero el autor logró conducir el Model 3 de una manera algo más entusiasta y logró extraer su lado más deportivo. “A pesar de mi falta de tiempo al volante, hizo lo que le pedí con facilidad; fue comunicativo, compuesto y sorprendentemente neutral, a pesar de que no pude descubrir cómo superar al control de estabilidad. La dirección, los frenos y el equilibrio estaban a la par con mis expectativas de un sedán deportivo – piensa en un BMW M3 E46…”.

A pesar de ser un fanático entusiasta de los BMW, el piloto logró que le acabara gustando el eléctrico de Tesla. “Este automóvil es un cambio en el juego; será relativamente asequible en comparación a sus predecesores, e incluso fue capaz de satisfacer el sesgo de conducción de un amante de BMW de la vieja escuela como yo. Realmente no quería que me gustara, pero encontré muy poco de lo que quejarme”.

Fuente: BMW Car Club of America