Skip to main content

Noticia

Qué es la retroalimentación diésel y cómo evitarla

Las 3 averías del coche según el color del humo de escape

Un turbo roto puede hacer que el motor no deje de funcionar hasta haber consumido todo su aceite, acabando por gripar y quedar destrozado.

Si tienes un coche con motor turbodiésel existe la posibilidad de que en algún momento sufra un problema de retroalimentación. ¿Qué significa esto? Que el propulsor utiliza su propio aceite como combustible en lugar del gasóleo. La principal causa es que llegue a la admisión demasiado aceite, por norma general como consecuencia de un turbo roto. Una vez ocurre el bloque comienza a funcionar a su máximo régimen de revoluciones, haciendo un ruido mucho mayor de lo normal y generando una cantidad de humo exagerada. El resultado es que acaba consumiendo todo el aceite hasta quedarse seco, por lo que acaba gripando y destrozándose.

VÍDEO: Mantenimiento básico de tu coche

Es un auténtico problema pero, ¿se puede evitar o, al menos, pararlo? Hay una solución que puedes intentar llevar a cabo: calar el motor. Apagarlo no servirá de nada porque el bloque seguirá funcionando a máximas revoluciones mientras le quede aceite que “chupar”, así que la única opción viable es calarlo. Se trata de una maniobra que hay que hacer a contrarreloj, puesto que cuanto más tiempo pase más cerca estará el motor de quedarse sin aceite y gripar.

Lo más recomendable, además de no entrar en pánico, es echar el freno de mano, pisar también el pedal de freno, meter la marcha más larga posible (sea quinta o sexta) y soltar el embrague de golpe. Si hay suerte, eso detendrá el proceso y “solo” tendrás que reparar el turbo compresor en lugar de todo el motor. Si en lugar de ser manual el coche es automático se añade el problema de no poder hacer lo que te acabamos de contar, y en su lugar hay que taponar de manera manual, con un trapo o tela, la entrada de aire, lo que es más complicado. Como última bala en la recámara, aplicar un extintor de dióxido de carbono directamente en la admisión también debería impedir que siguiera ocurriendo la combustión.