Logo Autobild.es

Prueba del Volkswagen Golf R 20 Years: ¡vaya regalazo de cumpleaños!

Golf R 20 Years

Probamos el Volkswagen Golf R 20 Years en Sachsenring: ¿será capaz de arrebatar el récord al Golf GTI Clubsport S? ¡Sigue leyendo!

El Volkswagen Golf R 20 Years es el R más rápido, pero no ha logrado el tiempo del GTI Clubsport S en Nordschleife ¿Se llevará este modelo de aniversario la corona del Golf más rápido en Sachsenring? Te respondemos en la prueba de esta edición de aniversario de compacto de Volkswagen.

El Golf R 20 Years, ¿poco radical?

Lo primero que pensamos cuando nos enteramos de lanzamiento de un modelo especial por el 20 aniversario del Golf R, salivábamos ante la perspectiva de un interior vacío, baquets de carcasa, jaula, un capó de carbono, una dieta de 100 kilos y al menos 400 CV de un dos litros turbo.

Pero como puedes ver, no salió nada de eso. Atrás quedaron los días en que Volkswagen creaba bestias salvajes como el Beetle RSI y el GTI W12-650. Incluso el primer R, el R32 (V6 de 3.2 litros, 241 CV), fue a nuestros ojos lo más intransigente para la época. 

Con el 20 Years recibimos 13 CV más, una transmisión modificada y un poco de carbono real en el interior, y poco más.

Si quieres más emoción, tienes que pagar extras por extras como los escapes Akrapovic, la suspensión adaptativa y gomas semislicks. Nos parece excesivo, si tenemos en cuenta que, por el 20 Years, ya hay que pagar casi 60.000 euros, no tiene por qué ser así. Hace seis años era diferente, el Golf 7 GTI Clubsport S tenía todo a bordo de serie, no había extras, el coche era radical, incluso con modo Nordschleife. Y solo costaba, ojo, en torno a los 40.000 euros.

 

De acuerdo, por supuesto que sabemos que los tiempos han cambiado enormemente desde entonces, Volkswagen tuvo que pasar por algunas crisis y así sucesivamente... Dicho esto, me alegro de que haya gente como el desarrollador y profesional de carreras Benny Leuchter y sus jefes Karsten Schebsdat y Jan Schiedek-Jacht detrás del proyecto, que hacen todo lo posible para que un Golf R como este siga existiendo. Porque lo cierto es que ya es impresionante en su versión normal.

El Golf R más rápido de la historia

Lo que los chicos presentaron allí hace un año nos dejó boquiabiertos a nosotros y a la competencia. Divisor de par, modo drift, configuración de Nürburgring: y todo eso en un Golf, ¡increíble! Igual que los tiempos por vuelta en Sachsenring, 1:37.52 minutos que dejaron planchados al Civic, al León y Mégane plancharon. ¿Y en Nordschleife? ¡7:51 minutos! Rápido, pero no un récord para los compactos, ya que el RS 3 significativamente más potente lo hizo en 7:35. Ni siquiera esta versión 20 Years ha logrado superarlo, con sus 7:47.31 minutos.

¿No es el Golf más rápido? No, en 2016, el piloto oficial Benny Leuchter quemó unos impresionantes 7:47,19 minutos en el asfalto. ¿Dónde está el progreso en el coche actual?, te preguntarás.

Diseño y motor del Golf R 20 Years

Al igual que el R anterior, a primera vista parece un Golf normal con faldones y alerones en el estilo R-Line. Solo al segundo vistazo, ves algunas, como por ejemplo las llantas de 19 pulgadas pintadas de azul y el número "20" en el pilar B. 

El paquete de rendimiento estándar con los programas de manejo adicionales "Drift" y "Special" se desvela por el alerón del techo. En términos de diseño exterior, eso es todo, desafortunadamente. En el interior hay asientos deportivos de cuero y carbono real en el tablero, sin cargo adicional.

Cockpit del Golf R 20 Years

Con 333 CV, el R de aniversario tiene más potencia y, según Volkswagen, también mejor respuesta que la versión estándar con 320 CV. ¿De que trata todo esto? La nueva presión de sobrealimentación y la electrónica son probablemente las responsables de la potencia adicional. 

Al igual que con los coches de carrera y rally reales, también se ha instalado una especie de sistema anti-lag. En funcionamiento es sencillo: el turbocompresor siempre se mantiene en funcionamiento, por lo que puede desarrollar su potencia más rápidamente al acelerar.

Motor del Golf R 20 Years

En las fases en que va sobrerrevolucionado, la válvula de mariposa permanece abierta. Cuando se suelta el acelerador rápidamente y luego se vuelve a acelerar a fondo, esto permite que el par se acumule más rápidamente. 

Se han cambiado las características de inserción de la caja de cambios, que permanecieron intactas en términos de hardware. Se trata de una aplicación electrónica, por así decirlo, que pretende dar un feedback más intensivo a los programas deportivos. O más bien, debería sacudirse correctamente al cambiar. 

En cuanto a los neumáticos, el 20 Years viene de serie con unos Bridgestone Potenza Sport S005 en 235/35 R 19. Los semislicks están disponibles como opción por unos 1.000 euros. También estaban en el R anterior, pero eran los Cup Michelin 2. Ahora son los nuevos Bridgestone Potenza Race.

Comportamiento del Golf R 20 Years en carretera

Salgo a la carretera para comprobar cómo se siente el nuevo mapeo del motor y los cambios. El 20 Years se puede suavizar en la vida cotidiana con la misma facilidad que el R Performance normal. Suspensión, dirección y escape se muestran civilizados, y no consumen una barbaridad: diez litros cuando te haces una escapada de diversión al volante, de siete y medio a ocho si vas relajado. 

Golf R zaga

El coche gira con mucha facilidad y es cómodo, aunque un poco más duro en los modos Sport y Race, sin influencias de conducción en el volante. El bloqueo electrónico y la inclinación negativa adicional en la parte delantera tienen un gran éxito en la lucha contra el subviraje. 

El agarre es enorme de todos modos, eso no es nada nuevo. La configuración de tracción en todas las ruedas con vectorización de par corrige cualquier torpeza y exceso con el pie derecho. Todo parece bastante neutral y sigue siendo extremadamente ágil.

Los 13 CV adicionales en el turbo de cuatro cilindros y dos litros EA888 Evo4, honestamente, no se sienten. Pero es que este bloque ya era (y sigue siendo) una bestia muy veloz. 

Golf R curva

El doble embrague agrada como siempre en la vida cotidiana con cambios de marcha rápidos y suaves. En los programas Performance, el modo manual es realmente manual. Y si presionas la pequeña perilla de cambios en la consola central, las cosas se vuelven aún más evidentes con S+ o M+.

Luego empuja los engranajes un poco más despiadadamente hacia la siguiente rueda dentada y también comienza a reducir la marcha antes. Y en el 20 Years también se ha aplicado una especie de "cambio brusco" a la electrónica de transmisión.

Eso ya lo conocíamos de Lamborghini, cuando la cabeza asiente hacia adelante y hacia atrás al cambiar de marcha. Así es más o menos como tienes que imaginarlo con este Golf. Desafortunadamente, esto solo funciona satisfactoriamente en tercera y cuarta, por lo demás se siente un poco ‘fake’.  Lástima, porque la idea era buena, pero la implementación no es óptima.

El launch-control funciona con la misma precisión y sensibilidad que en Porsche, de modo que puedes “patear” el pedal derecho a placer. 4,5 y 17,0 segundos en los 0 a 100 y a 200 son dignos de todo crédito.

En la prueba del Golf R normal ya nos quedamos alucinados con los 30,5 metros que necesitó para detenerse desde los 100 km/h, ningún compacto ha logrado nunca semejante registro.  Con los Bridgestone Race, el 20 Years frena igual de bien, pero se detiene unos centímetros más tarde que el R con sus neumáticos Cup 2.

Comportamiento en circuito

Vayamos al capítulo más importante: la pista de carreras. El R Performance normal hizo que casi todo se derrumbara el año pasado. No solo fue impresionante el tiempo de vuelta de 1:37,52 minutos, sino también cómo el Golf celebró la vuelta: simplemente increíble para un Golf. Es difícil creer que esto pueda mejorar. ¿Logrará rascar algunas décimas en Sachsenring? 

Por supuesto, también se puede conducir aquí en el modo especial Nürburgring. La configuración del chasis es un poco más suave, más flexible, y el eje trasero tiene un poco más de potencia en la rueda del exterior de la curva, según sea necesario. Y este R especial muestra su buena dirección desde la primera vuelta: precisa, vinculante, feedback limpio y tan finamente equilibrada que se puede posicionar con precisión centimétrica. Y la parte trasera se mueve alegremente en lugar de simplemente seguir a la delantera.

Segunda ronda, los Potenza Race están a la temperatura de funcionamiento y el Golf abrasa tus sentidos. En comparación con el Golf R con las Michelin Cup 2, este gira un poco más mordazmente, incluso con más disposición, la parte trasera gira solo muy suavemente cuando se le ordena y hace todo lo demás correctamente.

El tirón de la marcha y el cambio en el comportamiento del turbocompresor apenas son significativos en estas condiciones, la potencia adicional se puede ver como máximo en la evaluación de los tiempos de vuelta con un poco más de velocidad máxima en la sección de bajada rápida. Aunque también se podría atribuir eso los nuevos semislicks.

Pero sí hay una cosa que queda clara: se siente subjetivamente mucho más rápido en cada curva. Definitivamente más rápido de lo que nos muestra el crono: 1: 36,82 minutos siguen siendo sensacionales, más rápido que un M4 Competition de 450 CV (2017). Hace tres años, un Golf 7 R con semislicks todavía se tambaleaba en 1:39 minutos. Pero, ¿sinceramente? Por las sensaciones al volante, esperábamos una marca todavía mejor. 

Factores para decidir la compra

Con los nuevos semi-slicks y el pequeño plus de potencia el R 20 Years ofrece una dinámica en curva sencillamente sensacional. Sin embargo, hubiéramos deseado aún más coraje y radicalismo y un precio que se ajuste más al Golf.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Coches compactos deportivos