Skip to main content

Noticia

Prueba: Nissan Michelangelo. Conduce, duerme, conduce

Nissan Michelangelo. Conduce, duerme, conduce

La nueva autocaravana facturada por Westfalia sobre la base del Nissan NV300 para la marca japonesa se llama Michelangelo. Esta prueba tiene dos vertientes: ¿Cómo se conduce? ¿Cómo se vive en ella? Nos la llevamos un fin de semana y lo comprobamos. Prueba: Nissan Michelangelo. Conduce, duerme, conduce.

Esta autocaravana te lo pone fácil para viajar: y eso empieza bajo el capó. Para controlar el nivel del líquido del limpiaparabrisas y el del refrigerante, y rellenar los depósitos, no tienes que contorsionarte. Todo está a mano. En el cockpit, los elementos de control se son tan intuitivos que se aclaran por sí solos. Las ruedas del asiento del conductor permiten posicionarlo en sus múltiples regulaciones, y por cierto, ofrecen un buen agarre lateral. El 'smartphone' se vincula de forma rápida y sencilla al sistema multimedia con pantalla de siete pulgadas.

Westfalia ha concebido un conjunto muy flexible: los asientos, la cama y la mesa se pueden extraer. Y puedes instalar si quieres dos plazas más, para que la Michelangelo acoja a seis ocupantes. En el bloque de la cocina encuentro un frigorífico de buen tamaño, y bajo los fuegos y las pilas hay espacio suficiente. La cama de debajo es monta rápidamente y es sorprendentemente estable. Tiene dos metros de largo, pero no es muy ancha: 1,25 metros.

Nissan Michelangelo. Conduce, duerme, conduce

El colchón, eso sí, tiene muelles de disco integrados, y tengo que decir, de primera mano, que uno duerme muy cómodo. La segunda cama está sobre el techo de plástico reforzado abatible. Tiene dos metros de largo, y 1,35 de ancho. El maletero, aun con la cama inferior montada, tiene mucho espacio. Y la boca de carga es baja.

Así se comporta

Nissan Michelangelo. Conduce, duerme, conduce

La Michelangelo se deja guiar con facilidad. Su motor diésel de 145 CV, que cumple la norma Euro 6 y leva catalizador SCR, ya ofrece 340 Nm desde solo 1.500 vueltas, gracias a su doble turbo. Si tenemos en cuenta su tamaño, lo cierto es que su comportamiento se siente en todo momento estable y seguro. Su ESP, eso sí, actúa con cierta vehemencia sobre el eje delantero, y esto es porque tiende con facilidad al subviraje. Es un vehículo para ir relajado. ¿Alguien esperaba otra cosa en vacaciones?

Y ya que has llegado hasta aquí... ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

 

Lecturas recomendadas