Skip to main content

Noticia

Prueba: Halcón Falcarto. Corre, solo fabricarán 50 unidades

Prueba del Halcón Falcarto

El Halcón Falcarto celebró su debut en el Salón de Frankfurt de 2018. En AUTOBILD, por fin, hemos podido ponernos al volante del prototipo. ¡Y es alucinante! Prueba: Halcón Falcarto.

El nombre Falcarto proviene de falcon, halcón en inglés. Y se nota que sus responsables han querido enfatizar la relación del coche con este ave: la mirada, con ojos rasgado, sin duda recuerda a un halcón a punto de caer sobre su presa. El lateral tiene un aire al Nissan 370Z, y no es casualidad, ya que comparte base técnica con el japonés.

Pero sus enormes ruedas de 21 pulgadas y las aletas ensanchadas le dan un aspecto aún más brutal. La mano de diseño británico se encuentra en la zaga, son sus pilotos elevados, que recuerda mucho al estilo de Aston Martin. Por otro lado, el enorme difusor de carbono ya lo conocemos del Mercedes AMG A 45. El Falcarto ha sido un prototipo hasta ahora, pero ahora se venderá en todo el mundo en una serie muy limitada (24 coupés, y 25 cabrios) por un precio que rondará los 380.000 euros con su máximo equipamiento. Toda la carrocería es de fibra de vidrio, y en general se ve bien terminada, incluso en los añadidos de carbono.

700 CV... si los quieres 

El V6 atmosférico del 370Z rinde en el Falcarto hasta 700 CV, si así lo desea el cliente, en cuyo caso se instalan dos turbos y se lleva a cabo un aumento de cilindrada. El par máximo sube de 528 a 645 Nm, y la caja de cambios manual se ha reforzado para soportar la nueva embestida.

Prueba del Halcón Falcarto

El interior del Falcarto espera con cuero, Alcántara e inserciones de carbono, pero lo que más llama la atención son los enormes altavoces tras los asientos. Pero aun cuando primen los materiales nobles y refinados, no puede disimular que la base de su habitáculo es la de un Nissan 370Z.

¡Arrancamos!

Despierto al motor biturbo por medio de un botón, y el sonido, ya desde el ralentí, me pone los pelos de punta. El embrague es duro pero de tacto muy preciso, y lo cierto es que los primeros kilómetros los recorre sin maltratar a los ocupantes: tiene un tarado del su chasis KW firme, pero en ningún momento incómodo. La dirección es muy precisa y no por ello dura, la sensación genera es de mucha solidez: nada cruje o suena cuando paso pro asfalto irregular.  

Prueba del Halcón Falcarto

El V6 empuja con el típico carácter de un turbo, aunque el brío ya lo muestra desde la zona baja del cuentavueltas, y no deja de estirar hasta más allá de las 6.000. El cambio manual tiene recorridos cortos y buen tacto, y solo se echa de menos un pelo más de precisión en inserciones muy rápidas, si no quieres confundir la segunda con la tercera.  Sus enormes Continental de 21 pulgadas y 325 detrás lo pegan literalmente al asfalto. No conoce problemas de tracción, y resulta sorprendente cómo la el eje trasero sigue al delantero con fidelidad, sin desmandarse.

Los frenos son potentes y tienen un tacto preciso, y en general, aunque hemos probado un preserie, la sensación de armonía entre todos sus componentes nos ha sorprendido mucho. No queremos ni pensar cómo será la versión de calle definitiva.

Lecturas recomendadas