Skip to main content

Prueba

Prueba: BMW M2 Competition. ¡Con el motor del M4!

Prueba: BMW M2 Competition
Nota

9

Llega el BMW M2 Competition con el motor del BMW M4. El nuevo coupé de 410 CV sustituye al M2 normal. Nosotros ya lo hemos exprimido en el circuito de Ascari para contártelo. Prueba: BMW M2 Competition. ¡Con el motor del M4!

Por fuera, enseguida desvela que te encuentras ante la nueva variante M2 Competition. Los típicos riñones de BMW se vuelven ahora más grandes y angulosos, y estrena un morro específico con entradas de aire más grandes. Al abrir el capó me encuentro con la barra de fibra de carbono reforzado que ya conocemos de los modelos M3 y M4, que aporta rigidez a la sección delantera del coche. En su lateral, llaman la atención las nuevas ruedas de 19 pulgadas, y las branquias M en negro.

Los espejos también son de diseño típico M. En la zaga destaca un nuevo emblema M2 Competition. Las cuatro salidas de escape van en un cromado oscuro. El motor rinde 410 CV y 550 Nm de par máximo, esto es: 40 CV más que en el modelo anterior.

Así es por dentro

Prueba: BMW M2 Competition

En el interior vemos mucho de los componentes que se estrenaron en el lavado de cara del M2 de 2017. Para despertar al seis cilindros en línea, debes apretar un botón rojo.

Lleva en el volante los botones que ya conocemos del BMW M1 y el anterior M2, con los que puedes variar individualmente la respuesta de la dirección, los amortiguadores y la centralita del motor. También encontramos botones junto a la palanca del cambio, con los que puedes gestionar una configuración diferenciada del chasis y la dirección. Puedes elegir los asientos deportivos M en Alcántara, con el logo iluminado y costuras coloreadas en naranja o azul, según el color del coche.

En este test hemos notado que ofrece un agarre lateral excepcional. Al primer vistazo los acabados se sienten impecables, sobre todo las decoraciones en carbono dan un aspecto general realmente refinado, además de deportivo. Los faros de LED adaptativos son de serie, y el sistema Park Distance Control (PDC) controla ahora también la zona delantera. Junto a los colores que ya conocíamos (blanco, negro, gris y azul), añade ahora dos nuevos: Sunset Orange metallic y Hockenheim Silber metallic.

Paquete M Performance Parts desde el principio

Aún puedes radicalizar más el aspecto (y rendimiento) del nuevo BMW M2 con los componentes extra de M Performance Parts. Las llantas forjadas de 19 pulgadas (763 M) se pueden pedir en negro o dorado mate, y pueden ir vestidas con unos Michelin Sport Cup 2. El M2 podrá llevar un alerón rígido trasero en carbono, y si quieres, puede pedir el techo en este mismo material, que ahorra aún más kilos.El chasis helicoidal, rebajado en 20 milímetros, se puede regular en presión y extensión. Añade unos frenos deportivos M con las pinzas en color rojo, y con seis pistones delante y cuatro detrás.

¡Arrancamos!

Prueba: BMW M2 Competition

Nuestra unidad de pruebas con cambio M-DKG de siete relaciones y frenos deportivos M es un devoracurvas extremadamente ágil. Pero recomendamos tener controlado el pie derecho con las ayudas a la conducción desconectadas, si no, la zaga tenderá claramente a irse hacia afuera. Se notan los frenos más grandes por el increíble mordiente en las detenciones, y el extra de potencia: esta variante automática pasa de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, mientras que la manual lo hace en 4,4.

La velocidad está limitada electrónicamente a 250 km/h, pero con el paquete M Drivers-Package sube hasta los 280. La dirección tiene una respuesta exacta y muy comunicativa. La sensación de ir fusionado al asfalto crece vuelta tras vuelta en el exigente circuito de Ascari. El cambio DKG es extremadamente rápido y muy aprovechable con las levas del volante. ¿Tal vez sea mejor el cambio manual de seis velocidades de serie? Puede que sí, si hablamos de diversión pura al volante, pero para el día a día, el DSG es mucho más recomendable.

Y ya que has llegado hasta aquí... ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

 

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento, motor frenos, dirección, chasis, diseño.

Lo peor

Consumo, precio, ¡y que aún tenemos que esperar a final de verano!

Lecturas recomendadas