Skip to main content

Noticia

Parmigiani lanza un reloj especial a juego con el Bugatti Chiron Sport

Reloj de Parmigiani inspirado en el Bugatti Chiron Sport
La casa relojera crea un reloj inspirado en el nuevo hiperdeportivo de Bugatti.

Parmigiani lanza un reloj especial a juego con el Bugatti Chiron Sport. Bugatti ha presentado el nuevo Chiron Sport en el Salón de Ginebra 2018, y ahora, su socio en el área de los relojes, Parmigiani Fleurier, ha presentado un reloj de muñeca a juego con él.

Se trata de una nueva joya relojera basada en el Bugatti Type 390, modelo que fue presentado el año pasado para acompañar el Chiron. El reloj ha sido construido alrededor de una única turbina cilíndrica, algo muy complicado de hacer.

Parmigiani lanza un reloj especial a juego con el Bugatti Chiron Sport

Las dos barras transmiten su regulación horaria a las manos del esqueleto a través de tres marchas de tren planetarias, con nueve bolas muy pequeñas de cerámica, cada una de las cuales mide solo 0,2 mm de diámetro. Este reloj tiene 32 joyas, y es capaz de acompasar el movimiento gracias a unos 300 diminutos componentes. Puede ofrecer 80 horas de funcionamiento gracias a su batería, y representa toda una joya de ingeniería, a la altura del hiperdeportivo al que acompaña.

La última versión del reloj de Parmigiani para el Chiron Sport se caracteriza por una serie de toques especiales, inspirados en el modelo de Bugatti. Cuenta con una correa en piel de Alcántara en rojo, y elementos visibles en fibra de carbono en la caja (que, por cierto, no es de acero, sino de oro). No se ha mencionado aún el precio de esta joya relojera, si bien la compañía menciona una cita de Ettore Bugatti: "Nada es demasiado bello... Nada es demasiado caro...".

A modo de recordatorio, cabe mencionar que el Bugatti Chiron Sport monta el mismo motor que el Chiron (un 16 cilindros en W capaz de producir 1.500 caballos de potencia), pero, eso sí, ha adelgazado 18 kg con respecto al Chiron 'normal'. Su precio antes de impuestos es de 2,65 millones de euros, lo que le convierte en el coche de producción en serie más caro mostrado en Ginebra.

Y además