Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Opinión: ¿tiene sentido hacer coches eléctricos con 1.000 km de autonomía?

Opinión: ¿tiene sentido hacer coches eléctricos con 1.000 km de autonomía?

BMW acaba de anunciar que sus vehículos eléctricos tendrán una autonomía máxima de unos 600 km. ¿Se van a quedar cortos? ¿Es lo adecuado? Seguro que te lo estás preguntando. Por eso te voy a dar mi opinión al respecto: ¿tiene sentido hacer coches eléctricos con 1.000 km de autonomía?

Este es un tema que me interesa bastante, la verdad. No solo por dedicarme a escribir a diario sobre coches, sino por cuestiones personales. Si estás suscrito a nuestra newsletter ya lo sabrás, porque es ahí donde os he contado que me he comprado un coche eléctrico para uso personal. Y si no estás suscrito, estás tardando...

Evidentemente, aunque en este artículo de opinión vas a leer mi punto de vista subjetivo sobre si tiene lógica que existan coches eléctricos con 1.000 km de autonomía, voy a tratar de explicarlo con datos que pongan en valor mis argumentos.

Y para que lo tengas claro desde el principio te doy mi respuesta a la pregunta: NO tiene sentido fabricar eléctricos con tanta autonomía. Al menos, con la tecnología existente a día de hoy con baterías de ión-litio.

¿Por qué? Muy sencillo, para conseguir muchos kilómetros de autonomía hacen falta baterías grandes. Y cuanto más grandes, más pesan. Y a mayor peso, menor eficiencia y mayor gasto energético. Así que apostamos por los eléctricos en favor de la máxima eficiencia y nos la cargamos añadiendo peso innecesario. Tan fácil como eso.

VÍDEO: BMW iX 2022, con más de 600 km de autonomía eléctrica

Un ejemplo de fabricante que también sigue esta misma lógica es Mazda, que ha creado su primer modelo 100% eléctrico, el Mazda MX-30, con una batería de solo 35,5 kWh de capacidad y que ofrece una autonomía de 200 km, que es bastante poco a día de hoy, pues coches pequeños como el Dacia Spring son capaces de igualarlo.

Estuve en la primera prueba dinámica del MX-30, cuando todavía era un prototipo en fase de desarrollo. Y fue allí donde me explicaron que el concepto de coches eléctricos de Mazda iba a ser ese: coches 100% eléctricos como el MX-30 para un entorno más o menos urbano y modelos de autonomía extendida con un pequeño motor rotativo de combustión para alimentar la batería eléctrica.

Desde luego, como enfoque, tiene mucha más lógica cómo lo plantea Mazda a lo que están haciendo ya algunos fabricantes chinos, que prometen autonomías salvajes a base de cargar el coche con baterías pesadas a más no poder con hasta 150 kWh de capacidad. Un buen ejemplo son el Zhiji L7 y el NIO ET7.

Según esto, el comunicado de BMW al que hacía referencia al principio tiene para mí todo el sentido. Es suficiente con autonomía que ronde los 600 km, que en condiciones reales de circulación se queden aproximadamente en 500 km. Así, si el viaje no es muy largo se llega al destino con una sola carga.

Baterías Audi e-tron

Y si la ruta se extiende más allá de los 500 km, lo que hay que hacer es mejorar de verdad la red de cargadores eléctricos rápidos, porque lo que no puede ser es que los fabricantes se estén poniendo literalmente las pilas con esto del coche eléctrico y las administraciones no lo apoyen con una infraestructura a la altura.

Desde mi punto de vista, de aquí a 2035, año que ha fijado Europa para acabar con los coches de gasolina y diésel, deberíamos encontrar un punto de carga sin necesidad de utilizar aplicaciones con mapas que nos ayuden a encontrarlos como si esto fuera la busca del arca perdida.

Es decir, que deberíamos girar en una esquina en cualquiera de nuestras ciudades y toparnos con una electrolinera. O rodar relajadamente por cualquier carretera y saber que en lo que antes era una gasolinera vamos a encontrarnos con varios cargadores y no nos preocupará si alguien ha llegado primero o alguno está averiado, porque habrá tantos que no tendremos que andar reservando.

Eso es lo que pretende la UE, que contempla una ley para obligar a que, ya en 2025 (en apenas cuatro años), haya una electrolinera cada 60 km en las principales carreteras. Pero no quiero ser iluso y pensar en un futuro tan ideal, porque me apostaría la mano derecha a que esta red de electrolineras y cargadores no se hará realidad tan rápido. Espero equivocarme.

Baterías en estado sólido: Ford y BMW, listas para usarlas en 2022

Prefiero ilusionarme con la llegada de una nueva tecnología: las baterías de estado sólido. La mayoría de fabricantes de coches ya están trabajando en ella. Y, por no establecer aquí un simposio sobre química y sobre el funcionamiento específico de este tipo de tecnología lo resumo en que son capaces de almacenar más energía que las de iones de litio.

Por tanto, en menos espacio y con menor peso se podría alcanzar una mayor autonomía. Y hay otra gran ventaja: se cargan más rápido. Así que con ellas no solo llegaremos más lejos, sino que los tiempos de carga se acortan, lo que podría lograr que una parada en una electrolinera no implique detenerse más de media hora.

Baterías en estado sólido: Ford y BMW

Como resumen de todo lo expuesto, vuelvo a incidir en mi idea. No, no tiene sentido actualmente cargar los coches eléctricos con enormes y pesadas baterías de ión-litio. Eso condiciona su comportamiento, empeora su eficiencia y les resta lógica. 

Así que, si queremos un eléctrico como coche único con el que poder viajar tan lejos como queramos y sin necesidad de planificar nuestro viaje para detenernos en puntos de carga rápida, será mejor esperar a que se estandaricen las baterías de estado sólido.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Y además