Skip to main content

Noticia

Obligados a dormir dos años en su coche porque les ocupan la casa

Dormir en avión

El drama para Francisco Sánchez y su hijo ha terminado. Padre e hijo se han visto obligados a vivir durante dos años en su coche porque les habían ocupado la casa. Una situación dramática a la que han conseguido poner punto y final gracias al apoyo de los vecinos del barrio barcelonés de Bonavista.

Francisco alquiló su casa a una familia en el año 2015; solo dos meses después, sus inquilinos dejaron de pagar el alquiler. Por aquél entonces, Francisco y su hijo, mayor de edad pero con discapacidad intelectual, vivían con la madre del primero, pero cuando esta falleció les fue imposible regresar a su casa porque aunque la familia que permanecía dentro no pagaba la cuota de alquiler, se negaba a abandonar el domicilio.

Dormían en el coche estacionado en la puerta de su casa

Ante la precariedad de la economía familiar, Francisco y su hijo se vieron obligados a dormir en el coche en lo que esperaban fuera una solución durante unos días. Con el vehículo estacionado en la puerta de su casa, los dos ocupantes han estado recibiendo alimentos y ayuda de los servicios sociales.

El pasado viernes, 24 meses después del comienzo de esta situación, Francisco y su hijo iniciaron una protesta pacífica apoyados por los vecinos de Bonavisto. Juntos cortaron la luz del domicilio e intentaron entrar en la casa. Con los Mossos d´Esquadra controlando la situación, finalmente los okupas abandonaron el domicilio.

Lo que no han conseguido por la vía judicial

En todo este tiempo, Francisco ha recurrido hasta tres veces a la vía judicial para recuperar su casa. En ninguna de ellas el procedimiento ha prosperado porque la familia que ocupa su casa no se ha personado ate las llamadas del juez.

Según informan los medios locales, la familia que ha ocupado durante cuatro años la casa de Francisco está formada por una pareja y sus cuatro hijos. Los vecinos afirman que no tienen problemas económicos, pero sí conflictos con otras familias del barrio.

 

Y además