Skip to main content

Noticia

Motos

MotoGP Argentina 2017: una prueba de fuego para Michelin

MotoGP Argentina 2017: una prueba de fuego para Michelin

MotoGP Argentina 2017 será una prueba de fuego para Michelin después de lo que sucedió la pasada temporada en la pista sudamericana. Un circuito sucio y con muy poco agarre que siempre castiga muchísimo los neumáticos.

Valentino Rossi alcanza su GP número 350 en MotoGP

MotoGP Argentina 2017 va a ser una prueba de fuego para Michelin. Esto es así por lo que aconteció en el Circuito de Termas de Río Hondo la pasada temporada. La carrera tuvo que ser declarada flag to flag pero con el asfalto completamente seco. ¿Cómo es posible? La respuesta la tiene el nulo agarre del trazado sudamericano, que casitga como ningún otro los neumáticos. 

Estas condiciones tan extremas pillaron un poco a contrapié a Michelin, de manera que tuvo que dividirse la carrera en dos partes con parada en boxes incluida para cambiar de moto y neumáticos pese a que toda la carrera se realizó con gomas de seco. A esto también hay que unirle el incidente que sufrió Scott Redding cuando su neumático trasero reventó literalmente y se tuvo que mostrar la bandera roja por los trozos de goma que había en la pista. 

Vídeo: Conoce las claves del GP de Argentina de MotoGP 2017

Michelin no quiere sorpresas este año y por ese motivo ha traído los tres compuestos de los que dispone tanto delante como atrás. De esta forma los pilotos podrán elegir entre el neumático blando, medio y duro en ambos trenes, y es de esperar que no se repitan los problemas de la pasada temporada. El hecho de que en Termas de Río Hondo apenas se ruede durante el año tiene buena parte de culpa en este aspecto. 

La carrera de 2015 en la que venció Valentino Rossi también se debió en parte a los neumáticos. El italiano montó un compuesto más duro que el de Marc Márquez, lo que hizo que el piloto de Cervera se escapase muchísimo en la primera mitad de la carrera. Sin embargo, sus neumáticos dijeron basta y el italiano le recortó más de cuatro segundos hasta que contactó con él y se llevó el triunfo. 

Una demostración claramente inequívoca de lo extremas que pueden llegar a ser las condiciones del Gran Premio de Argentina. Habrá que estar muy pendientes durante el fin de semana de las opiniones de los pilotos sobre el agarre y el comportamiento de las gomas, ya que esto puede traernos alguna que otra sorpresa. 

Lecturas recomendadas