Noticia

Mi coche arranca mal en frío, ¿cómo puedo solucionarlo?

Arrancar en frío
Jorge Morillo

Todos en algún momento nos hemos enfrentado a la situación de que nuestro coche no arranque bien en frío, ¿verdad? Vamos a darte una serie de consejos para evitarlo y, llegado el caso, que puedas ponerte en marcha.

Especialmente en la época invernal, a más de uno de los que estéis leyendo esto os habrá pasado que el coche arranca mal en frío, ¿verdad? Tranquilos, que no es el fin del mundo. Incluso se pueden tomar precauciones para evitar en la medida de lo posible que te vuelva a ocurrir. Obviamente, lo que más puede llegar a ayudar es hacer que el coche duerma en un garaje para que las bajas temperaturas no causen estragos. Pero hay más datos a tener en cuenta, como los siguientes:

1. La batería

Cuando la batería del coche tiene más de tres años de edad, su capacidad para guardar energía cuando el vehículo está parado ya no es la misma, haciendo más posible que el arranque en frío sea más complicado. Si te está dando problemas en este sentido lo mejor es que la cambies por una nueva.

No te pierdas: 7 consejos para arrancar tu moto en frío

También puedes hacer que la batería esté más caliente que el resto del coche -una fría pierde bastante fuerza- envolviéndola en una funda térmica o en una manta con aislante. Pero ojo, no te olvides de retirarla antes de arrancar de nuevo. Y si ya quieres rizar el rizo, quita la batería para que pase la noche -o lo que toque- en un lugar más cálido para luego volver a instalarla.

2. El aceite

Si utilizas un aceite para tu motor que sea bastante viscoso, puede que arrancar en frío sea más complicado. El frío hace que los fluidos ganen en viscosidad, con lo que este lubricante se ve afectado para mal. La solución es utilizar un aceite preparado para temperaturas frías, los cuales vienen marcados por la letra W. Pero ojo, comprueba antes que el fabricante del coche permite su utilización.

3. Si tu coche es diésel

Si tienes un coche diésel, es recomendable accionar los calentadores al menos un par de veces. Sí, consumirá algo de batería extra -de ahí que sea importante tener una en buen estado-, pero el motor de arranque será más capaz a la hora de poner en marcha el vehículo.

4. Si tu coche es gasolina

Además de la batería, debes tener en cuenta la importancia de tener las bujías en buen estado si tu coche es de gasolina. Si es así, arrancar en frío no debería suponer ningún problema.

5. Los filtros, siempre en buen estado

Tenga el motor que tenga tu coche, es de vital importancia para muchas cosas, incluido el arrancar en frío, tener los filtros de gasolina y aire en buen estado. El paso de los kilómetros deteriorará su estado, con lo que has de vigilarlos de vez en cuando.

6. Si no se pone en marcha

Si no logras arrancar en frío, antes de llamar a la grúa trata de hacerlo a empujón. Recuerda que para ello han de hacerte coger velocidad mientras estás en punto muerto, para luego poner la segunda velocidad, momento en el cual el coche debería arrancar.