Skip to main content

Noticia

Motor

Mercedes elimina el GLC F-Cell y abandona el programa de pila de hidrógeno

Mercedes GLC F-Cell
Mercedes elimina el GLC F-Cell y abandona el programa de pila de combustible de hidrógeno por los elevados costes de desarrollo frente a los coches eléctricos.

El coche eléctrico parece que, por el momento, gana la batalla de energías alternativas en la industria del automóvil. Aunque muchos fabricantes están invirtiendo muchos recursos en el desarrollo del vehículo de hidrógeno, al parecer esta tecnología no cuenta con demasiados seguidores, al menos hasta ahora. Esta situación ha llevado a Mercedes a eliminar el GLC F-Cell y a abandonar el programa de pila de combustible de hidrógeno.

No te pierdas: Coche de hidrógeno: funcionamiento, precio, ventajas…

Esta tecnología convierte el hidrógeno y el oxígeno en agua y electricidad, lo que permite que un coche de pila de combustible sea impulsado por un motor eléctrico que, a su vez, está directamente alimentado por hidrógeno. Bastaría con repostar en una hidrogenera para seguir circulando, con las únicas emisiones de agua por el sistema de escape del vehículo. El único vehículo que emplea esta tecnología y se comercializa en España es el Hyundai Nexo.

Mercedes elimina el GLC F-Cell y abandona el programa de pila de hidrógeno

Mercedes GLC F-Cell

Sin embargo, Mercedes lleva 30 años trabajando en el desarrollo de la pila de combustible de hidrógeno con el fin de crear un vehículo de lujo con cero emisiones que sea, además, silencioso. En 2013 lanzaron el Mercedes GLC F-Cell, un SUV impulsado por hidrógeno que, hasta ahora, no ha supuesto la revolución de este sistema de propulsión. Por ello, Daimler elimina el modelo y detiene el programa de desarrollo de esta tecnología.

No solo es debido a su respuesta comercial, ya que esta decisión se ha tomado en base a los costes de este tipo de vehículos, alegando que cada modelo cuesta casi el doble de lo que supone financiar un coche eléctrico de batería con prestaciones similares. Como te decía, el GLC F-Cell surgió en 2013 de la asociación entre Mercedes, Nissan y Ford para el desarrollo de esta tecnología, aunque este fue el único vehículo que se llevó a producción.

Vídeo: Así es la nueva actualización del Mercedes GLC 2019:

Las últimas unidades del GLC F-Cell se están produciendo actualmente y llegarán a los clientes, pero Mercedes ha dicho que no proseguirán con la fabricación. A pesar de esta decisión, esto no significa el fin de la tecnología de celdas de combustible de hidrógeno de la compañía matriz, Daimler, ya que la firma recientemente anunció una asociación con Volvo para trabajar en camiones con pila de hidrógeno. Esta asociación busca lograr una evolución de este sistema y una mejora de rendimiento en términos de eficiencia y autonomía.

Etiquetas:

coche de hidrógeno

Y además