Skip to main content

Noticia

Motor

Mercedes Clase C, ¿buen momento para comprar uno más barato?

Mercedes Clase C
Mejor esperar un poco.

El Mercedes Clase C tradicionalmente ha sido uno de los modelos de entrada al segmento premium. Dentro de la propia marca, salvo por el Clase A, con su peculiar formato monovolumen original y su concepto de compacto de acceso actual; era el escalón de acceso a un Mercedes “de verdad”, años de experiencia en el mercado hacen que su concepto esté refinado y que, a día de hoy, sea un modelo cuya adquisición se plantee más de un conductor. Pero, ¿es un buen momento para comprar uno más barato?

Sí y no. Nos explicamos. Por una parte, la berlina alemana se encuentra a punto de recibir un cambio generacional. Sin ir más lejos, esta misma semana el fabricante ha adelantado su primera imagen oficial, mostrando dos de las carrocerías de las que dispondrá, la sedán y la familiar, además de anunciando cuándo será su fecha de presentación: el próximo 23 de febrero.

VÍDEO: Mercedes Clase C 2019, así suena con escapes modificados

Así, el nuevo Clase C está prácticamente a la esquina, pero no por ello es el momento propicio de hacerse con uno de la actual generación, todavía no. Y es que desde la presentación al comienzo de la comercialización de la nueva va a pasar un tiempo indefinido, que no debería ir más allá de unos pocos meses, pero que será clave para marca el momento óptimo de compra.

Como mínimo hay que esperar a que se anuncie a la fecha del inicio de ventas del nuevo Mercedes Clase C, porque será entonces cuando la marca comience a realizar las mayores ofertas y promociones para dar salida a las últimas unidades de stock.

En ese momento se abrirán dos posibles opciones. La primera es que se vendan unidades ya configuradas por parte de los concesionarios a un precio más asequible, que incluso es posible que acaben en el mercado de kilómetro cero sin tener ni el más mínimo uso a sus espaldas. La segunda es que Mercedes-Benz opte por lanzar alguna edición especial de despedida. Es algo común entre los fabricantes, lanzar series especiales cargadas de equipamiento a un precio reducido que suelen suponer una ventaja económica importante para los compradores… que renuncien a la nueva generación por conseguir una mejor oferta por un ejemplar de la saliente.

¿Merece la pena optar por un Clase C actual o mejor decantarse por uno de la nueva generación?

Aquí hay que sopesar los pros y contras de ambas opciones. Las de esperar a la nueva son claras: tecnología a la última, motores de última generación, etc., aunque a un precio completo. Sin embargo, para la actual hay que tener en cuenta si, pese a ser “antigua”, se ha sabido mantener al día.

La última actualización importante del modelo se produjo hace casi tres años, en verano de 2018, y trajo consigo los faros Multibeam LED, el cuadro de instrumentos digital (aunque no el sistema MBUX), el ENERGIZING comfort control y la conducción semiautónoma; elementos que a día de hoy siguen vigentes. Además, desde ese momento, ha actualizado su gama de mecánicas incorporando tanto alternativas microhíbridas, como híbridas enchufables. ¿Es suficiente uno de estos sistemas de propulsión sumado a un precio reducido y/o equipamiento extra suficiente gancho como para renunciar a un modelo de la nueva generación? Eso es algo que debe ponderar cada uno.

Más:

Berlinas

Y además