Skip to main content

Noticia

Motor

El Mercedes-AMG E 63 S Estate de Posaidon tiene hasta 940 CV

Mercedes-AMG E 63 S Estate de Posaidon
Tres niveles de potenciación a elegir.

Las rancheras de alto rendimiento son un ‘todo en uno’: espacio de sobra para pasajeros y equipaje junto a motores potentes que ofrecen prestaciones que, en más de una ocasión, sacan los colores hasta a los deportivos más pintados. Por eso que un preparador decida añadir más madera a una de ellas, no puede ser si no una buena idea: el Mercedes-AMG E 63 S Estate de Posaidon es una bestia de lo más versátil.

La firma ofrece múltiples opciones de potenciación a los poseedores del familiar del Mercedes, tres de ellas siendo trabajaos más complejos, cada uno con una potencia superior a la previa; y otra que consiste en una sencilla mejora electrónica que mejora el rendimiento de manera comedida.

El motor 4.0 V8 biturbo que monta de serie el modelo entrega 603 CV. El primer kit de mejorase denomina RS 830 y cuenta con turbos mejorados, un filtro deportivo y convertidores catalíticos deportivos. El resultado es una potencia final de 830 CV y un par máximo de 1.100 Nm, una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y una velocidad máxima de 350 km/h.

Por encima está el RS 830+, que tiene las mejoras previas y suma dos nuevos turbos para alcanzar los 880 CV y 1.200 Nm, con lo que consigue rebajar a 3,1 segundos el 0-100. La variante superior tiene el mismo nombre, incorpora unas culatas y válvulas adaptadas, así como un sistema de inyección de agua/metanol, consiguiendo 940 CV, 1.280 Nm y bajar de los tres segundos en el 0-100 km/h.

Por último, Poseidon ofrece una Power Box que se instala en el motor V8 y eleva sus guarismos hasta los 707 CV y los 1.000 Nm de par máximo.

Y además