Skip to main content

Noticia

Memminger Roadster: la reinvención del VW Beetle, pero con motor central

Memminger Roadster

Puristas, dadle una oportunidad...

Disfruta de la galería de fotos porque este Memminger Roadster quizá no lo veas más que en la pantalla (o el papel). O quizá sí...

Su creador ha dicho que si cuenta con el apoyo suficiente (léase 20 personas con intereses reales de comprarlo), podría convertirse en un modelo de producción (a pequeña escala, claro está).

Antes de presentar el coche, deja que haga lo propio con su creador. Su nombre quizá no te resulte familiar pero Memminger Feine-Cabrios es un preparador que lleva ya unos cuantos años dedicados a devolver a la vida unidades desahuciadas del mítico Volkswagen Beetle.

Su última creación es el Memminger Roadster, creado sobre la base de un auténtico Volkswagen Beetle, pero retocado a base de bien, tanto por razones estéticas como mecánicas. 

Échale un vistazo con detenimiento y lo comentamos:

La batalla del Memminger Roadster es más larga que la del Beetle original. Lo es, para dar cabida al bloque que lo propulsa (luego te doy más detalles); a cambio, para respetar las medidas originales, los voladizos han sido acortados. También es más ancho y estrena dos jorobas que aparecen detrás de cada asiento.

Mención aparte merecen las llantas: de 18 pulgadas alojan en su interior discos de 278 y 262 mm heredadas de un Porsche 911 clásico.

¿Y qué hay del motor?

El Memminger Roadster se mueve gracias a un bloque atmosférico de cuatro cilindros bóxer que, gracias a una cilindrada de 2,7 litros, es capaz de entregar 210 CV y 247 Nm de par máximo.

No hay datos de las prestaciones de este renacer del mítico Volkswagen (el que fuera conocido como el coche del pueblo); pero teniendo en cuenta el motor que calza y el peso que tiene (800 kilos), no es nada descabellado pensar que pueda llegar a 100 km/h desde parado en menos de cinco segundos. A lo que no llegará será a las prestaciones del R-Line:

Quedaría hablar del precio pero no hay cifras oficiales.

Como hemos dicho al principio que el Memminger Roadster se convierta en coche de producción (para coleccionistas, claro) depende de que haya 20 clientes potenciales. Entonces dirán cuánto cuesta, pero seguro que no será barato.

Lecturas recomendadas

Y además