Noticia

Tecnología

3 tecnologías que hacen las suspensiones más inteligentes

3 tecnologías que hacen las suspensiones más inteligentes

jmmspuch

24/04/2015 - 11:51

Aunque no son uno de los elementos más populares de un coche, las suspensiones resultan cruciales en el comportamiento de un coche. Conscientes de ello, los fabricantes no dejan de innovar en este campo para conseguir el sistema perfecto. Hoy repasamos tres tecnologías que hacen las suspensiones más inteligentes que nunca.

Uno de los puntos claves para disfrutar de una conducción segura, eficaz y divertida es el relacionado con el chasis. Por eso, desde AUTOBILD.ES te queremos acercar los 3 tipos de suspensiones más avanzados en un coche. Éstas son los amortiguadores magnéticos (Magnetic Dampers), el sistema de inclinación activo en curva (Active Curve Tilting) y la suspensión hidráulica conectada (Hydraulic Roll Control)

1. Magnetic Dampers

Si eres propietario de un Range Rover Sport, un Audi TT o un Ferrari FF es posible que estés disfrutando de las ventajas que aporta la suspensión adaptativa Magnetic Ride Control, que fue desarrollada por General Motors. Variando la corriente eléctrica a través de un fluido ferroso los amortiguadores pueden ajustar su rigidez en respuesta a las condiciones de la conducción. Actualmente la firma norteamericana, propietaria de la patente, cuenta ya con su tercera generación, que montan deportivos de la talla del Chevrolet Corvette Stingray. La principal mejora reside en una segunda conexión que permite al fluido una transición suave entre el estado más duro y firme; y el más blando y confortable, evitándose el retraso que sufrían antiguamente las partículas.

2. Active Curve Tilting

Seguro que en más de una ocasión has querido experimentar las transiciones por curva que tiene una moto. Con el nuevo dispositivo desarrollado para el Mercedes S 65 AMG Coupé ahora será posible emular ese efecto. Este deportivo recurre a un sensor de aceleración transversal asociado con una cámara que va situada en la parte delantera del coche. Combinando la información recibida por ambas, la centralita del coche adapta la suspensión neumática para inclinar el coche en dirección a la curva. En este caso el objetivo no es buscar un mayor rendimiento, sino aumentar de la comodidad de los pasajeros, disminuyendo las cargas laterales.

3. Hydraulic Roll Control

El Audi RS 7 es el último coche en incorporar una suspensión hidráulica conectada en X y que la firma alemana denomina Dynamic Ride Control. Mientras que las suspensiones convencionales utilizan barras estabilizadoras de acero para contrarrestar el balanceo de la carrocería, este sistema envía fluido al lado opuesto del coche. Cuando el dispositivo no detecta importantes fuerzas G laterales éste permanece inactivo mejorando la calidad del viaje. Otras marcas utilizan sistemas similares de conexión de fluidos, que es lo más parecido a una suspensión activa completa.

La revolución de Bose que no pasó de prototipo

En 2004 la compañía Bose reveló que había estado trabajando en secreto en un sistema de suspensión activa desde 1980. Mediante el uso de potentes puntales electromagnéticos, el sistema podía extender o retraer cualquier rueda, de manera independiente, para mantener nivelada la carrocería. Para su ensayo recurrieron al uso de dos unidades de un antiguo Lexus LS400, una equipada con este dispositivo y el otro sin él, demostrando que era posible crear una suspensión activa completa. Sin embargo, y aunque la empresa de Framingham, Massachusetts, predijo que en pocos años el sistema estaría disponible en los coches de producción, más de diez años después no se ha vuelto a saber de él.

Fuente: Popularmechanics.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches