Skip to main content

Noticia

Motos

Las dudas de Valentino Rossi aparecen en el peor momento

Las dudas de Valentino Rossi aparecen en el peor momento
Las dudas de Valentino Rossi aparecen en el peor momento. El italiano terminó el test de Australia con malas sensaciones, al mismo tiempo que Viñales y Márquez ponen tierra de por medio sobre el resto.

Los vencedores y los derrotados del Test MotoGP Australia 2017

Las dudas de Valentino Rossi aparecen en el peor momento. El piloto italiano sabía que el tercer día del Test MotoGP Australia 2017 era clave para acercarse a los dominios de Maverick Viñales y Marc Márquez, los dos pilotos con mejor ritmo en las pruebas de pretemporada en el Circuito de Phillip Island. Sin embargo sucedió todo lo contrario. 

Pese a mejorar su crono, Rossi ha terminado el acumulado del test en 12ª posición a casi un segundo de Viñales y siete décimas de Márquez, mucho tiempo para el momento de la pretemporada en el que nos hallamos, con tan sólo un test más por delante antes de que arranque el Mundial de MotoGP el 26 de marzo en Losail (Qatar)

El propio Rossi reconoce que las cosas no han salido como él esperaba: "Este test ha sido mucho más problemático para mí que el de Sepang. No estoy nada contento de como han ido las cosas y tendremos que trabajar mejor en las siguientes pruebas si queremos mejorar. He probado algunas cosas diferentes para el ritmo en la segunda mitad de carrera y no han funcionado". 

Pese a que la sensación de Rossi sea negativa ahora mismo, lo cierto es que en pretemporada no se ganan los mundiales. Con 38 años recién cumplidos, Il Dottore sabe mejor que nadie que lo importante es como se siente uno encima de la moto cuando se apaga el semáforo, y para que eso ocurra todavía tiene tiempo para remediar los problemas. 

Otro factor que juega en favor del piloto de Tavullia es el nivel que está demostrando Maverick Viñales con la misma moto. Aunque pueda sentirse algo desbordado por no haber sido capaz siquiera de quedarse cerca de su compañero de equipo, sabe que el potencial de la M1 está ahí y que tarde o temprano encontrará el límite para volver a sentirse competitivo. 

Y además