Skip to main content

Noticia

Motos

Jorge Lorenzo: las increíbles cifras que demuestran que en Australia tocó fondo

honda rc213v repsol circuito 99

El balear no levanta cabeza.

Jorge Lorenzo tocó fondo en la carrera de MotoGP en Australia. Un auténtico drama, un sufrimiento para un piloto que parece no salir del pozo en el que se encuentra a lo largo de este año 2019. Honda ratificó a Jorge Lorenzo para 2020 en Japón y tras las buenas diez últimas vueltas del balear en Motegi, todo parecía indicar que la remontada podría estar sobre la mesa. Pero no fue así.

Al contrario. Jorge Lorenzo llegó a Australia contento, por sus buenas sensaciones en Japón y por el calor recibido por parte de Honda. Pero los problemas de Lorenzo en el Circuito de Philipp Island fueron constantes. Según el piloto balear, el principal problema estuvo en el viento. Es cierto que fue una variable complicada durante todo el fin de semana y es cierto que Jorge Lorenzo todavía no está recuperado al 100%, a nivel físico.

Al parecer, el viento provocó que Lorenzo pilotase con la cabeza más unida al carenado, para evitar que las rachas de viento pudiesen desestabilizar al conjunto. Y eso provocó que los dolores en la espalda, lesión producida tras el brutal accidente de Assen, volviesen a la palestra. No corrió cómodo, no tenía seguridad con la moto y no pudo encontrar un buen ritmo en ningún momento. Pero las cifras de Jorge Lorenzo en Australia son lamentables, reveladoras. Unas cifras imperdonables para un triple campeón del mundo.

 

 

 

 

Jorge Lorenzo empezó su última vuelta cuando Márquez la terminaba, por lo que estuvo cerca de ser doblado por su compañero de equipo. Pero es que esa cifra no es la peor. Fue último, fue el único piloto en no puntuar y Johann Zarco, en su primera carrera con Honda, sustituyendo a Nakagami, le metió 40 segundos. ¡Le metió casi 2 segundos por vuelta! En su primera carrera con Honda, con una moto teóricamente muy complicada de manejar.

Pero es que esa tampoco es la cifra más increíble de la carrera de Jorge Lorenzo en Australia. Quizás la cifra más humillante es que Hafizh Syahrin le metió casi un segundo por vuelta, para terminar la carrera a 20 segundos del balear. El ritmo de Jorge Lorenzo con la Honda RC213V en Australia no está a nivel de un piloto profesional. Si está lesionado, no debería correr, pero estas cifras son humillantes tanto para él como para Honda.

Si Jorge Lorenzo sufre encima de la moto, debería ser sustituido por otro piloto, al menos para terminar esta temporada. El balear creo que debería someterse a ciertas pruebas médicas para comprobar si estos dolores tienen solución y ver cómo pueden evolucionar. Insisto: si el piloto está lesionado y sufre demasiado encima de la moto, no debería correr. No le deberían dejar correr.

Y si el dolor no es tan importante como para ser sustituido, entonces tenemos un problema incluso peor. Ya que se puede entender que Jorge Lorenzo todavía no se haya adaptado a la Honda de una manera suficiente como para terminar en el podio o para luchar por la victoria, pero es imperdonable e incomprensible que en cada carrera esté luchando por terminar dentro de los puntos, peor que las Aprilia o las KTM.

 

 

 

 

No sé qué está pasando por la cabeza de Jorge Lorenzo y no sé cuál es su objetivo de futuro, pero creo que una marca como Honda no se puede permitir estos resultados. Él tampoco.  Probablemente perderán el mundial por equipos, algo inaceptable teniendo en cuenta que Márquez terminará el año con más de 400 puntos en la clasificación de pilotos de MotoGP en 2019. Los resultados de Jorge Lorenzo son inaceptables para Honda.

Algunas declaraciones, como la realizada por Lucio Cecchinello, afirman que Jorge Lorenzo podría estar planteándose la retirada, dejar la Honda y tomarse un año sabático. O dos. El piloto no tiene confianza con esta moto y si la Honda RC213V no hace que se sienta más cómodo, es posible que sea el propio Jorge Lorenzo el que decida romper el contrato con Honda.

¿Dónde está el límite? ¿Hasta cuándo aguantará Honda? ¿Qué hará Jorge? No lo sabemos. Pero lo que está claro es que si Honda vuelve a apostar por Lorenzo en 2020, que todo parece indicar que será así, el balear se puede sentir como uno de los pilotos más respaldados por una marca. Ahora queda por ver si el balear decide seguir corriendo con una moto con la que solo puede hacer el ridículo carrera tras carrera. Si la relación no funciona, creo que lo más sano para todos es renunciar a ella.

Y además