Skip to main content

Noticia

Jeep Wrangler, la historia no contada

Jeep Wrangler
Tradición 4x4.

Los SUV quieren dominar, pero siempre habrá todoterrenos de pro dispuestos a resistir, menos preocupados por la estética que por la capacidad fuera de pista y centrados en lo que realmente importa. Uno de los que todavía se mantienen al pie del cañón es el Jeep Wrangler, cuya historia oficial es de poco más de 30 años, pero cuyas raíces se remontan hasta la primera mitad del siglo pasado.

Todos los coches nuevos que se van a lanzar en 2019

El ancestro militar: Willys MB

Willys MB

El origen del Jeep Wrangler se encuentra en el de la propia Jeep. Conocida entonces como Willys-Overland, en 1940 participó en el concurso del ejército de Estados Unidos para presentar su proyecto de vehículo para las fuerzas armadas. Su propuesta era el Quad, que ya estableció la base estética del modelo: formas rectangulares, característica parrilla con listones, faros redondos, etc.

Durante el proceso fue evolucionando para adaptarse a los requerimientos del ejército, ganando algo de tamaño para transformarse en el Willys MA y, más tarde, en el MB definitivo.

VÍDEO: Jeep JL Wrangler Rubicon 2018, todos los detalles

El ancestro civil: CJ Willys (1945)

Jeep CJ

Como ocurre con tantos avances, el Willys pasó del terreno militar al civil, recibiendo por el camino un cambio de nombre (CJ) así como en su morfología y mecánica: motor tetracilíndrico de 60 CV, chasis más rígido, un parabrisas más grande y suspensiones más cómodas.

Comenzó su andadura en 1945 y se fabricó hasta 1986, pasando por varias series que fueron perfeccionando el concepto de diferentes maneras: aumentando progresivamente la potencia de los motores, mejorando la caja de cambios, etc.

Primera generación (1986)

Jeep Wrangler

En el 87 el mercado demandaba, aún sin perder la capacidad todoterreno, un mayor nivel de confort, lo que llevó a Jeep a lanzar el primer Wrangler, que recibió el nombre de YJ. Mantenía mucho del carácter de su predecesor, pero se distinguía por unos faros rectangulares bastante característicos. Se comercializó con motor de poco más de 110 CV.

Probamos el Jeep Wrangler Rubicon 2018: puede con todo lo que le eches

Segunda generación (1997)

Jeep Wrangler

No fue hasta una década después cuando apareció la segunda generación, que se inspiraba claramente en los antecesores del propio Wrangler, recuperando unos faros redondos que desde entonces no ha vuelto a perder.

Durante su dilatada vida se presentó el primer Rubicon, versión extrema con mayor capacidad 4x4 que la media. En su primera aparición, en 2003, ya contaba con reductora 4:1, frenos de disco en las cuatro ruedas, tracción integral con tres diferenciales, etc.

Tercera generación (2007)

Jeep Wrangler

Fiel a la cita, 10 años después se presentó la tercera generación del Jeep Wrangler, que trajo consigo importantes novedades. Creció en tamaño, estrenó nuevo chasis, renovó por completo su oferta de motores (tanto gasolina como diésel, con potencias de hasta 285 CV) y supuso el debut de la versión Unlimited, con una mayor longitud y distancia entre ejes, carrocería de cuatro puertas y capacidad para cinco pasajeros.

Cuarta generación (2017)

Jeep Wrangler

De nuevo puntual, la cuarta generación del modelo es la que se comercializa actualmente. Su imagen evoluciona lo ya conocido, con una estética que combina modernidad y familiaridad. Ha aumentado todavía más su capacidad fuera de pista, mejorando su distancia libre al suelo, así como sus ángulos de entrada, salida y ventral. Sus motores son gasolina de 285 y 268 CV, contando el pequeño con tecnología de hibridación suave. Además, su oferta de carrocerías es más amplia que nunca: tres puertas, cinco puertas, techo cerrado, capota de lona, duro desmontable… e incluso la esperada variante pick-up, que ha recibido el nombre de Jeep Gladiator.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además