Skip to main content

Noticia

Motor

Infiniti ha convertido un Q60 en una bestia de drift de 1.000 CV

Infiniti Q60 1.000 CV
Salvaje.

El Infiniti Q60 es un coupé premium de corte deportivo, pero seguramente nunca hayamos visto un ejemplar como éste, una bestia de 1.000 CV diseñada para arrasar en los campeonatos de derrape.

Resulta curioso el hecho de que en Japón cuentan con abundantes modelos exclusivos de su mercado doméstico (JDM), pero que allí no se venda el Q60, así que esta unidad se tuvo que importar desde Estados Unidos. La idea fue del equipo de drift de Tatsuhiro Shibata, que ha comentado al respecto que “En mi opinión, el Q60 era el más atractivo de [la línea Infiniti], pero no vendió ninguno en Japón. Así que tuvimos que ir a Estados Unidos para encontrar uno. Es sencillo, solo quería un coche de carreras atractivo". De hecho, tanto le gusta que importó otro para su uso personal.

El equipo aprovechó la base del Infiniti para otorgarle una imagen simplemente radical: paragolpes de fibra de carbono, grandes entradas de aire, faldones extendidos, nuevo capó y puertas, llantas RAYS GL-57CR envueltas en neumáticos SAILUN Gene R y frenos ENDLESS con pinzas de seis pistones el eje delantero.

Pero lo mejor es que han reemplazado su motor por nada menos que el conocido bloque V6 VR38DETT de Nissan, en una versión de 4,1 litros de desplazamiento y que desarrolla nada menos que 1.000 CV, que una caja de cambios secuencial de seis velocidades se encarga de digerir.

Por establecer referencias para ser conscientes de lo que implica un motor así, el Q60 de serie se ofrece con un bloque de acceso de 211 CV y su versión tope de gama es un propulsor 3.0 V6 biturbo de 405 CV.

Para celebrar su creación el equipo grabó un vídeo en la bahía de Yokohama con el piloto Koudai Sobagiri a sus mandos y el resultado es todo un espectáculo.

Y además