Noticia

Aguirre declara ante el juez por su incidente de tráfico

Aguirre declara ante el juez por su incidente de tráfico

Susana Viñuela

22/09/2014 - 13:20

Nuevo capítulo en la historia de la expresidenta de la Comunidad de Madrid. Después de que la Audiencia Provincial de Madrid considerara que sí había cometido delito al escapar de la Policía y arrollar la moto de un agente de movilidad en su huída, Esperanza Aguirre declara hoy ante el juez por su incidente de tráfico.

Muchas líneas se han escrito y escribirán sobre la actuación de la expresidenta de la Comunidad después de dejar su coche en doble fila y ser amonestada por agentes de movilidad. Lo último se está viviendo hoy en el Juzgado madrileño de Plaza de Castilla, donde Esperanza Aguirre declara ante el juez por su incidente de tráfico.

Aguirre estaba citada a las once la mañana y llegó hasta los juzgados acompañada de su abogado. A la entrada, donde le esperaba un buen número de periodistas, la presidenta del PP en Madrid aseguró "estar encantada" de que el juez le tome declaración "para explicarle todo lo que ocurrió ese fatídico día".

Es cierto que desde que los medios de comunicación se hicieran eco lo sucedido, Aguirre ha expresado en varias ocasiones su deseo de comparecer ante el juez. De hecho, horas después de que fuera imputada declaró que ella es una "ciudadana particular que irá al juez a decirle la verdad" y que los dos agentes de movilidad que se vieron implicados en el incidente ya habían expuesto su versión ante el juez, pero ella no.

La presidenta del PP de Madrid ha dicho también que pedirá disculpas por haber cometido una infracción y que "contará al juez cómo fue todo y toda la verdad".

Su citación se debe a la decisión adoptada a principios de mes por la Audiencia Provincial de Madrid para que el asunto se instruya como un supuesto delito de desobediencia a los agentes municipales que participaron en el incidente y no como un falta, como defendía el propio juez y la Fiscalía Superior de Madrid.
La declaración de Aguirre es una de las primeras actuaciones en las diligencias previas abiertas en el procedimiento abreviado seguido contra la presidenta del PP de Madrid y ex presidenta de la Comunidad de Madrid. Para el 30 de septiembre, han sido citados en calidad de testigos seis agentes de movilidad y dos policías municipales que intervinieron en el incidente de tráfico protagonizado por la política.

El incidente de Aguirre tuvo lugar el pasado mes de abril en la madrileña calle Gran Vía

El incidente en el que se vio implicada Esperanza Aguirre llegó a los tribunales al remitir la Policía Municipal el atestado sobre lo sucedido. El incidente sucedió el pasado mes de abril. Al parecer, la presidenta del PP de Madrid arrolló la moto de un Policía, que resultó herido a consecuencia del impacto, y se dio a la fuga después de que fuera sancionada tras estacionar en el Carril Bus de Gran Vía. Sobre su atropello, Esperanza Aguirre afirmó que simplemente rozó la moto del agente de movilidad que le acababa de imponer una sanción y ha pedido perdón.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial considera que la conducta de Aguirre durante el incidente hizo que incurriera en una desobediencia "tenaz, contumaz, rebelde, decidida y terminante" que estuvo representada por múltiples actos concretos.

En el auto, los magistrados afirmaban que "el marco de las diligencias previas del procedimiento abreviado por revestir provisionalmente los indicados hechos caracteres de un posible delito de desobediencia a los agentes de la autoridad" del artículo 556 del Código Penal. Además, añadían, la desobediencia vendría acompañada "incluso de expresiones de menosprecio hacía los citados agentes en el ejercicio de sus funciones, por lo que los hechos revisten provisionalmente caracteres de un delito de desobediencia del artículo 556 del Código Penal".

El delito conlleva entre seis y doce meses de prisión

Este artículo establece que "los que, sin estar comprendido en el artículo 550, resistieren a la autoridad o a sus agentes, o la desobedecieran gravemente, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año".

El precepto 550 señala que "son reos de atentado los que acometan a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, o empleen fuerza contra ellos, los intimiden gravemente o les hagan resistencia activa también grave, cuando se hallen ejecutando las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas".

En el recurso, Transparencia y Justicia señalaba que "por los mismos hechos cualquier otro ciudadano normal hubiese acabado en el calabozo de una comisaría, con los grilletes en las muñecas, para ser inmediatamente citado de comparecencia para la celebración de juicio rápido".

Aguirre cuestionó la decisión del juez

A las pocas horas de ser imputada por un delito de desobediencia, Esperanza Aguirre cuestionó la decisión del juez. Lo hizo echando la vista atrás a un caso que el mismo magistrado juzgó hace tiempo y que la expresidenta de la Comunidad considera "muchísimo más grave" que el suyo. Según contaba Aguirre, en aquel caso el conductor insultó a los policías llamándoles "hijos de puta" y luego escapó y se metió en un bar.

La decisión del juez de a Audiencia Provincial de Madridfue  en contra de la postura mantenida por el juez Carlos Valle, quien consideró los hechos una falta leve. La nueva resolución estima de forma parcial el recurso presentado por la asociación Transparencia y Justicia, personada en la causa como acción popular, contra el auto en el que el juez Carlos Valle calificó los hechos de falta leve.

Fuente: El Mundo

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Buscador de coches