Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

¿Hay algo mal en las baterías de Tesla?

Tesla Model S (lateral)

Hace algunos días otro Tesla Model S era pasto de las llamas, un incidente del que aún se tienen pocos datos. ¿Hay algo mal en las baterías de Tesla?

En escasas semanas Tesla se ha enfrentado a varios casos de incendio en sus coches. Uno de los primeros ocurría en China, cuando un Tesla Model S ardía en una aparcamiento en Shanghái. Tras él, una compañía china criticaba la fiabilidad de los coches de la marca americana, arremetiendo contra ellos por no este motivo. Hace algunos días, en San Francisco, otro Tesla Model S era pasto de las llamas, un incidente del que aún se tienen pocos datos. ¿Hay algo mal en las baterías de Tesla?

No te pierdas todas las novedades de 2019

No es la primera vez que hablamos de este tipo de casos. Desde el nacimiento del Tesla Model S, y del resto de modelos de la marca, han sido varios casos de incendio los que han saltado a la opinión pública. Lo llamativo es que, en las últimas semanas, la compañía se ha enfrentado a varios casos. El último ocurrido en San Francisco, el pasado 3 de mayo, cuando un Tesla Model S acababa destrozado a consecuencia del fuego iniciado en el vehículo.

VÍDEO: A prueba el Tesla Model 3

El caso de Shanghái es igualmente llamativo. Según los informes, el Tesla Model S que se incendiaba en la ciudad estaba estacionado, y no se encontraba en estación de recarga. La batería, en este caso, no estaba trabajando más allá de mantener los sistemas en inactividad. Esto confirma que algunos modelos se incendian sin estar enchufados, sin trabajo de las baterías.

¿Hay algo mal en las baterías de Tesla?

La marca está trabajando para resolver diferentes problemas con la refrigeración de sus baterías. Aun así, no podemos decir que haya un problema con las baterías de estos modelos. Según la propia marca, sus vehículos tienen 10 veces menos probabilidad de arder que un coche de combustión interna, datos que se basan en los más de 500.000 coches que ya tienen en el mundo y que han recorrido 10.000 millones de kilómetros. El problema es que, cuando uno de ellos arde, todos los focos se centran en él. En el caso contrario, cuando lo hace un coche de alimentación tradicional, no es noticia.

Lecturas recomendadas