Skip to main content

Noticia

Motor

La Guardia Civil explica cuándo y cómo se debe usar cada luz antiniebla

luz antiniebla
La Guardia Civil ha aprovechado la difusión que tienen las redes sociales para explicar cuándo y cómo se debe cada luz antiniebla en el coche.

Aprovechando que estamos aún inmersos en plena estación invernal, la Guardia Civil nos explica cuándo y cómo se debe usar cada luz antiniebla en el coche., en qué casos se activa, con qué densidad y qué pilotos deben activarse y cuáles no. Recuerda que la niebla es un factor climatológico que pone en entredicho la correcta visibilidad, tanto del conductor como de otros usuarios de la vía pública.

Guía rápida sobre las multas por beber alcohol y conducir de la Guardia Civil

Para ello, es importante utilizar debidamente los faros antiniebla de nuestro coche, para ver y ser vistos por los demás conductores en todo momento. Así, se reduce el riesgo de accidente de tráfico, colisiones por alcance y realizar maniobras peligrosas como adelantamientos o incorporaciones a carreteras con escasa o nula visibilidad.

La Guardia Civil explica cuándo y cómo se debe usar cada luz antiniebla

Existen cuatro condiciones climatológicas adversas en las que se puede y deben activar los faros antiniebla de nuestro coche: niebla, lluvia, nieve y humo o polvo en el ambiente. La Guardia Civil divide en dos los niveles de densidad de estas adversidades, ligera y espesa (débil y fuerte), y señala qué faros antiniebla debemos activar en cada situación y en cada nivel de densidad. 

  • Con niebla: si la densidad es ligera, tan solo debemos activar los faros delanteros. Si aumenta la densidad a espesa, debemos activar también los pilotos traseros.
  • Con lluvia: si es débil, no debemos activar los faros antiniebla. Sin embargo, si la lluvia es fuerte o intensa, se deben activar ambos.
  • Con nieve: en caso de conducir mientras nieva, si la densidad de la precipitación es débil, tan solo los faros delanteros. Y, si aumenta la intensidad, debemos conectar ambos faros antiniebla.
  • Cuando existe humo o polvo en el ambiente: si tiene una densidad ligera, los faros antiniebla delanteros. Si aumenta a una densidad espesa, ambos pilotos (delantero y trasero).

Y además