Skip to main content

Noticia

F1

Le grand rendez-vous: Leclerc exprime el Ferrari SF90 Stradale en Mónaco

Le grand rendez-vous

Charles Leclerc y el Ferrari SF90 Stradale, estrellas del remake de “C’était un rendez-vous”.

Charles Leclerc es el único piloto que ha podido rodar a alta velocidad por las calles de Mónaco en el día en el que se debería haber celebrado el Gran Premio de Fórmula 1 en el Principado. El monegasco ha podido hacerlo al volante de un Ferrari SF90 Stradale, durante el rodaje de “Le grand rendez-vous (la gran cita)”, el remake del mítico cortometraje “C’était un rendez-vous (era una cita)”, de Claude Lelouch.

VÍDEO: Te presentamos el Ferrari SF90 Stradale

El precioso y espectacular Ferrari SF90 Stradale ha sido la estrella en las calles de Mónaco en el día en el que se debería haber disputado el legendario Gran Premio de F1 en el Principado, cancelado por la pandemia del COVID-19. El superdeportivo híbrido enchufable de nada menos que 1000 CV de potencia gracias a su potente motor V8 y sus tres motores eléctricos, ha rugido a las mil maravillas en la mañana de este domingo por las calles de Mónaco por una cita muy especial.

Lo ha hecho con un piloto local al volante, Charles Leclerc, piloto oficial de Ferrari F1. El monegasco se ha encargado de realizar el recorrido a alta velocidad que protagonizará “Le grand rendez-vous” (La gran cita), remake del corto “C’était un rendez-vous” de 1976. Curiosamente ha sido el único piloto de F1 que ha podido rodar a gran velocidad hoy por las calles del Principado, en un fin de semana que debería haber estado protagonizado por la velocidad, el glamour y la competición sobre la pista.

Aunque, a decir verdad, la velocidad con el SF90 Stradale ha estado presente desde que Leclerc se ha subido al coche. Este superdeportivo, desarrollado con toda la tecnología de la Fórmula 1, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 2,5 segundos y supera los 340 km/h. Si te gusta, puedes comprarlo, pero tendrás que desembolsar más de 400.000 €.

 

 

C’était un rendez-vous

C’était un rendez-vous es un mítico cortometraje dirigido por el francés Claude Lelouch que conocerá (o debe conocer) cualquier amante del automovilismo. Dura apenas ocho minutos y muestra un recorrido en coche a alta velocidad por las calles de París, desde un túnel de Porte Dauphine hasta Montmartre, dejando la basílica del Sacré-Cœur detrás.

El vehículo utilizado para la grabación fue un Mercedes Benz 450SEL 6.9, con Lelouch al volante. En el parachoques montó una cámara 35 mm y se lanzó al recorrido. Se le denegaron los permisos para cortar las calles al tráfico, pero aún así decidió grabarlo (sí, eran otros tiempos, pero igualmente peligrosos). Contó con la asistencia de un ayudante en un punto del recorrido Élie Chouraqui – ahora director de cine -, que debía avisarle por walkie-talkie en “Rue de Rivoli” si había alguien en un cruce cerca del Louvre. Después se supo que el walkie-talkie no funcionó y si Chouraqui hubiera avisado, Lelouch no habría recibido el mensaje. A pesar de ello, las luces del semáforo estaban en verde en ese punto.

Al final del recorrido, cerca del Sacré-Cœur, se encontraba la novia de Lelouch, Gunilla Friden, con la que se reunió nada más bajarse del vehículo tras casi 10 minutos al volante por Paris. Esa era la cita, C’était un rendez-vous.

El motor que escucharás en el vídeo es el de un Ferrari 275 GTB, mucho más espectacular, con el que el director decidió doblar el de su Mercedes. 

Cartel le gran rendez-vous

Habrá que esperar para ver la nueva versión, "Le grand rendez-vous", pero seguro que merecerá la pena.

Imagen: Ferrari

Y además

Más de Ferrari F1: En Maranello solo vale la victoria