Skip to main content

Noticia

Fiat 124 Spider S-Design: imagen atractiva

Fiat 124 Spider S-Design
Alex Morán

Nuevo acabado.

La denominación S-Design no es nueva en Fiat, ya que varios modelos de la marca cuentan con dicha versión en su gama, pero si es la primera vez que la luce el descapotable de la casa: el Fiat 124 Spider S-Design estará presente en Ginebra con una apuesta por la estética y un equipamiento más completo.

VÍDEO: Fiat 124 Spider: padre e hijo, de tal palo...

De hecho, con su incorporación se colocará como el tope de gama ya que parte del acabado Luxury Lusso pero añade diversos elementos específicos. Los que más llaman la atención, lógicamente, son los estéticos. Lo primero es un color blanco para la carrocería que hace que destaquen todavía más las franjas rojas que recorren los laterales, también calza unas llantas de 17 pulgadas en color metálico oscurecido que son específicas de la versión, en la zaga se encuentra la bandera de Italia y tanto las carcasas de los retrovisores como las barras antivuelco están acabados en acero pulido.

Probamos el Fiat 124 Spider

Otro punto interesante es la dotación de serie, bastante completa: luces antiniebla, salida de escape cromada doble, cuatro airbags, climatizador automático, sistema de audio MP3 con USB y cuatro altavoces, volante y asientos tapizados en piel, acabado específico para el salpicadero, control de crucero, acceso y arranque sin llave, y capó equipado con el sistema Active Hood Lift System, que reduce las lesiones de los peatones en caso de atropello.

Por desgracia no hay ningún tipo de modificación mecánica respecto al Fiat 124 Spider. Sigue estando disponible únicamente con el motor 1.4 MultiAir turbo de 140 CV y 240 Nm de par máximo, que puede asociarse a una caja de cambios manual de seis marchas o a una automática con convertidor de par. Por prestaciones la primera transmisión es la opción predilecta, ya que hace el 0-100 en 7,5 segundos y llega a 215 km/h.

Todos sobre el Fiat 124 Spider

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas