Skip to main content

Noticia

Gadgets

Estos parasoles para las ventanas delanteras son lo que necesitas para que el coche no abrase cuando lo dejas al sol

Parasol para puerta

En este artículo, AutoBild podría recibir una comisión por tus compras. Más información.

Con el verano a la vuelta de la esquina, es un accesorio imprescindible.

El verano trae mejores temperaturas, planes para ir a la playa, vacaciones, sol, y también mucho calor. En cierto modo esto está bien. Pero cuando el coche lleva varias horas bajo un sol de castigo y la temperatura en interior ha llegado a lo insoportable, tener que subirte en el vehículo a las 3 de la tarde prácticamente es una tortura. Es por eso que todo lo que sea poder reducir al máximo esto es una buena noticia. Y este accesorio es una compra ideal. Se trata de un parasol que se instala en las ventanas de las puertas delanteras.

Utiliza imanes para fijarse a la estructura metálica de la puerta y que no se caiga. Se instala por la zona interior de la ventana, de manera que puedes ponerla sin siquiera bajarte del coche y con el aire acondicionado puesto, y su color plateado refleja la luz, haciendo que la temperatura que alcanza el interior del coche no sea tan alta. Por tan solo 14 euros el pack de dos es una compra perfecta para este verano.

Consigue estos parasoles para la ventana del coche al mejor precio

Al instalarse fijándose a la puerta, puedes bajar la ventanilla sin problemas, y aun así estarás evitando el efecto de la luz, por lo que si tienes que permanecer dentro del coche con el motor apagado y sin aire acondicionado pero con las ventanillas abiertas, seguirás protegido de la luz y del efecto del sol.

Aunque es cierto que dentro del coche se sigue produciendo el efecto invernadero de acumulación de calor, al tapar la luz se llega a reducir hasta 10 grados la temperatura del interior del vehículo, lo que es una diferencia extremadamente notable. A eso le sumamos el hecho de que al aire acondicionado le costará mucho menos regular la temperatura, supone una solución realmente interesante.

La única cuestión a tener en cuenta es que circulando no deberías llevarlos instalados, tal y como ocurre con los cristales tintados, que no es legal llevarlos en los asientos delanteros. Sin embargo, si los instalas cuando el vehículo está detenido, para evitar que el coche alcance una gran temperatura, no deberías tener problema. Si el volante abrasa tanto que no puedes ni siquiera conducir con seguridad, esto es muy perjudicial. Y si es evitable, mucho mejor.

Por tan solo 14 euros es una buena solución para este verano. Aparcas, lo instalas, y al volver el coche estará en condiciones de poder conducirlo e incluso de poder seguir con el viaje de vuelta sin tener que esperar.

En este artículo, AutoBild recibe una comisión de sus socios afiliados por cada compra que realices a través de los enlaces de productos que hemos incluido, algo que en ningún caso supone un coste adicional para ti. No obstante, nuestras recomendaciones son siempre independientes y objetivas. Puedes consultar nuestra política de afiliados aquí.

Y además