Skip to main content

Noticia

Competición

Entrevista a Albert Llovera: “Me gusta complicarme la vida y hago lo que quiero, sin límites”

Albert Llovera

Albert Llovera vuelve al Dakar en 2020 con un camión muy competitivo.

Albert Llovera es un piloto de carreras atípico. No conduce como la mayoría, con el pie izquierdo en el freno y el derecho en el acelerador, pero sí que lo aprieta a fondo... con las manos. Llovera no empezó a competir en karting ni en copas de promoción de rallys o turismos para luego ir ascendiendo en el automovilismo hasta llegar al Dakar. Cuando empezó a competir con coches, Llovera ya era un deportista establecido, con mucho talento, pero no corría en vehículos de cuatro ruedas, sino montado en unos esquís.

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

La historia de Abert Llovera, andorrano nacido en 1966, está marcada por la tragedia pero también por un incalculable espíritu de superación. Considerado una promesa del esquí y ya con unos Juegos Olímpicos de Invierno de experiencia, Llovera competía en la Copa de Europa de Esquí de 1985 en Sarajevo (Serbia) cuando sufrió el accidente que marcó su vida. Una lesión medular de gravedad le dejó en silla de ruedas.

Lejos de olvidarse del mundo del deporte, Llovera comenzó a practicar otro tipo de competiciones. Cambió los esquís por las ruedas de los coches de carreras en 1987, tras una breve y curiosa participación en el campeonato del mundo de baloncesto en silla de ruedas (IWBF), en el que acabó segundo con el equipo americano Charlosteville Cardinals.

El andorrano ha pasado en los últimos treinta años por certámenes ya desaparecidos y que le sirvieron de iniciación al automovilismo como la Copa Renault Clio o la Copa Citroën ZX. En 2003 dio el salto a los rallys, su gran pasión, en el Campeonato de España con FIAT (marca a la que ha estado ligado históricamente) y también llegó a competir en el Campeonato del Mundo de Rallys dentro de la categoría Junior WRC, convirtiéndose en la primera persona con discapacidad que corría en el Mundial. 

En 2007 participó por primera vez en el Dakar, prueba que le enganchó por el desafío que supone, y a la que volvió en cuatro ocasiones: 2014, 2015, 2016 (primera en camión) y 2017. En los últimos años lo ha compaginado con la participación en el Mundial de Rallycross, dentro de la clase RX2.

En 2020 Llovera volverá al Dakar, con un camión de oficial del equipo De Rooy IVECO, una formación que sabe lo que es ganar esta prueba y que cuenta con el veloz piloto andorrano como asistencia. Llovera confiesa que no pensaba volver al rally, sobre todo por lo que supone económicamente, pero lo ha conseguido y, como en todo lo que hace, volverá a dar el máximo en el rally más duro del mundo. Como dice el título de su biografía: “Sin límites”. Conocemos mejor su proyecto, su objetivo y su vida en general en esta entrevista.

Llovera en rallycross

En 2020 vuelves al Dakar y lo haces con un equipo muy competitivo como es el Team De Rooy IVECO

Será mi tercera participación en el Dakar con un camión y sexta en total. Me hace mucha ilusión poder volver y especialmente hacerlo con un equipo como es el Team De Rooy. Considero que es un premio al trabajo que estoy haciendo dentro y fuera del coche: ¡cada vez más equipos se fijan en mí! 

¿Cómo surge este fichaje que nos ha pillado por sorpresa?

Fue curioso, porque yo estaba negociando con otro equipo. Me gustó bastante su proyecto, aunque yo ya no pensaba volver al Dakar. El equipo De Rooy se enteró de que estaba dispuesto a regresar con otro equipo y su líder, Gerard (De Rooy), se puso en contacto conmigo. Me dijo que estaban buscando un piloto rápido para llevar los repuestos. ¡Al día siguiente fui a verle! 

Dices que no pensabas volver…

No era por falta de ganas ni mucho menos. El Dakar me obliga a estar todo el año trabajando para participar en una carrera. En enero empiezo con el proyecto, buscando el dinero, hablando con patrocinadores... Yo puedo reunir el presupuesto para hacer una cosa, pero no más. He valorado el Dakar durante meses, pero preferí correr en el Mundial de Rallycross, porque esto me mantiene activo durante todo el año y no solo durante dos semanas. Me paso el día viajando, por eventos, temas de marketing, reuniones, patrocinios. Pero ahora ha llegado esta oportunidad.

Yo voy en silla de ruedas, sí, pero la tengo debajo del culo, no en la cabeza: puedo hacer muchas cosas.

Albert Llovera

Vas a llevar el camión de asistencia, un IVECO Powerstar, que va a ir cargado de piezas de recambio… ¿cómo es ese trabajo? ¿Se puede pensar en conseguir buenos resultados a pesar de desempeñar esta labor?

También es un trabajo de velocidad, porque voy a tener que ir muy rápido para llevar las piezas a tiempo por si es necesario ayudar a otro camión del equipo. Iré cargado con entre 400 y 600 kilogramos de piezas y pilotaré tan rápido como pueda para asistir a quien lo necesite. Ellos buscaban a alguien competitivo y creo que he demostrado serlo en los años en los que he corrido en camiones. No me puedo quejar del trato recibido de ninguno de los equipos en los que he estado, porque están encantados conmigo y me quieren un montón. Este año he recibido cuatro ofertas, tres para correr en camión… así que eso lo dice todo.

El Dakar está a la vuelta de la esquina y no habrá mucho tiempo para hacer test, ¿cómo va a ser tu preparación?

Además de unos días de test en Marruecos, en principio no vamos a hacer más. Ya estoy acostumbrado a hacer pocas pruebas. Cuando corrí con Tatra, por ejemplo, probé el camión en Roma por primera vez, luego fui a la presentación en París y directo al Dakar. Estoy acostumbrado, porque siempre llego en el último momento, pero intento aprovechar cada kilómetro al máximo.

 

 

¿Qué es lo más desafiante del Dakar para un piloto en silla de ruedas? 

En el Dakar soy uno más mientras estoy en el camión, pero cuando llego al campamento (vivac), tengo muchos problemas. Necesito ayuda para hacerlo todo, no puedo ir solo a ninguna parte y el desgaste es altísimo. También tengo que ir a ver al fisio para estar preparado para el esfuerzo físico del día siguiente y no tengo libertad alguna. A quien me pregunta siempre le digo que no hace falta correr el Dakar… pero si te apetece, adelante. 

Dicen que el Dakar de Arabia Saudí va a ser muy duro…. ¿asusta?

Me tendré que adaptar a lo que venga. Ojalá tuviese un mayor presupuesto para entrenar y aprender más, como hacen otros pilotos, pero siempre me toca ir con pocos kilómetros. Aún así, la gente confía en mí y eso es lo que más ánimos me da. De hecho, creo que me pongo más presión yo que quienes confían en mí.

Hiciste tres Dakar con coches y este año vas a cumplir otros tres en camión, ¿cuán difícil fue la adaptación a esta categoría tan competida?

Si te digo la verdad, soy un piloto muy polifacético. Empecé a correr en asfalto, luego pasé a tierra, a nieve… He corrido con coches de tracción delantera, trasera, integral, con buggys y ahora en camiones. Yo me dedico a las carreras. En su día pensaba que sería más rápido en asfalto que en tierra y resulta que en rallycross soy más rápido en tierra. Me pongo a trabajar en lo que me toca con lo que tengo y doy siempre el máximo.

Los mandos del camión están adaptados para que puedas acelerar mediante un aro en el volante, ¿cómo se realiza esta adaptación?

La realiza Guidosimplex, una empresa italiana que me ha ayudado mucho desde que compito en automovilismo. Son líderes en adaptaciones para vehículos y con ellos también estamos homologando los mandos de competición en la FIA (Albert forma parte de la Comisión de Discapacidad y Accesibilidad). En este sentido, en la Federación Española se ha creado una comisión de automovilismo inclusivo y hemos arrancado un plan para que todas las personas que tengan una discapacidad puedan competir con mandos adaptados. No necesitamos una categoría propia dentro de las carreras: podemos competir en la clasificación general.

 

 

Conduces a diario un Abarth y hace años que colaboras con el programa FIAT Autonomy… ¿qué es esto?

FIAT Autonomy es un departamento dentro de FIAT que ayuda a que todas las personas con discapacidad puedan tener un coche con mandos adaptados y a buen precio. Es un proyecto establecido en España, que lleva ya 25 años. Tener un coche adaptado es clave para no tener que depender de que una persona te lleve de un lado a otro.

“Alonso podría vivir tranquilo y se mete en un 'fregado' como este”

Alonso y Albert Llovera

Vuelves al Dakar en un año en el que se van a batir récords de audiencia con Fernando Alonso… ¿cómo crees que le irá?

¡Aún no está confirmado! Pero bueno… Creo que él es consciente de que se mete de lleno en una especialidad muy complicada y que no se parece en nada a lo que ha hecho antes. Pero también es un piloto muy polifacético. Ha conseguido ganar en F1 y en Resistencia y ahora no se le caen los anillos al llenarse de polvo y meterse en un "fregado" que no es el suyo. Alonso demuestra con esto mucho más de lo que la gente piensa. Podría vivir yendo a los circuitos a ver las carreras y va a hacer el Dakar, que es algo que pilotos de rallys como Loeb no han conseguido dominar. Para Fernando es todo nuevo.

Tenéis un vínculo en común: Kimoa, su empresa de ropa, es uno de tus patrocinadores

Sí, ¡y una de las cosas que he hablado con el equipo es que voy a llevar la gorra de Kimoa durante el Dakar! Fernando me ha ayudado en muchas cosas y este es un "detalle" que quiero tener. He tenido la suerte de haber contado con el apoyo y ayuda de muchos pilotos que he ido conociendo a lo largo de mi carrera. Por ejemplo con Loeb tengo una relación muy buena: hemos coincidido en muchos campeonatos desde hace años y nos seguimos encontrando (en el rallycross y el Dakar, por ejemplo) y tenemos una relación fantástica.

Albert Llovera

Hablando de Loeb, un deportista nato como tú: en su caso primero fue gimnasta y después piloto… ¿Hay deportistas que son competitivos hagan lo que hagan?

Yo así lo creo. Si naces con el talento y ganas de superarte, ya tienes mucho ganado. Luego hay que estudiar y practicar, pero si naces deportista ya tienes una ventaja añadida. Eso es lo que nos impulsa. Yo lo tengo claro: ¡si no funcionan las piernas, aceleras con las manos!

¿Algún campeonato que te gustaría – o que te quede - por probar?

Puedo decir que hago lo que me gusta, aunque acabo de cumplir 53 años. Cuando no tenga proyectos, buscaré otras cosas. No voy a parar de correr porque me va bien y me apoyan en mis proyectos. Tuve el accidente cuando tenía 17 años y fue como volver a nacer, ¡así que ahora solo tengo 36! Es así como hay que mirar las cosas. Yo voy en silla de ruedas, sí, pero la tengo debajo del culo, no en la cabeza: puedo hacer muchas cosas. Al final todo depende de cómo enfoques tu vida.

Llovera rallycross

Si te pido que te definas con una sola frase… 

Te diré que soy una persona que se complica la vida a sí mismo con nuevos proyectos y desafíos, pero a la que le encanta complicársela. Hago lo que quiero. Sin límites.

Imágenes: Twitter Albert Llovera

Y además