Skip to main content

Noticia

Motor

La DGT advierte del peligroso ‘efecto dominó’

Atasco

Detrás de los famosos efectos se suelen esconder malas prácticas de los conductores que no sólo provocan retrasos o atascos, también accidentes. En algunos casos es por falta de atención, en otros por una curiosidad mal entendida, por priorizar la comodidad frente a la seguridad… Sea como sea, tienen graves consecuencias y por ello, de la mano de la DGT, os vamos a explicar en qué consiste el peligroso efecto dominó, por qué se produce y qué podemos hacerlo para evitarlo.

La DGT explica qué es el efecto pasillo

El escenario propicio para el ‘efecto dominó’ son los atascos o las retenciones: se produce un frenazo brusco, algunos conductores no son capaces de detener sus coches y golpean al último. A veces esto ocurre con la suficiente fuerza como para que éste se desplace y golpee al anterior y así sucesivamente… dando forma, en efecto, a la situación de la que hablamos. Algo que se observa con más frecuencia durante los meses de verano porque el tráfico más denso.

Atasco

Por qué se produce el ‘efecto dominó’

La razón que explica el peligroso ‘efecto dominó’ es la distancia de seguridad. No dejar este espacio respecto al vehículo que circula delante de nosotros provoca que no tengamos sitio para frenar y le alcancemos. Sin embargo no es la única causa que puede dar pie a esta situación:

  • Condiciones de la vía: el estado de la carretera por la que circulamos y las condiciones meteorológicas influyen. Si el asfalto está mojado o hay hielo, la distancia de seguridad debe ser superior a la habitual.
  • Cansancio: por mucho que el espacio que dejamos respecto al coche que nos precede sea el indicado, no nos servirá de mucho si estamos cansados. La razón es simple: nuestras facultades no están al cien por cien, nos cuesta más reaccionar, nos distraemos más fácilmente…
  • Excesos de velocidad: cuanto más rápido circulamos, menos control tenemos sobre el vehículo. Esto complica el frenado cuando es necesario.
Atasco

Cómo evitar el ‘efecto dominó’

El consejo evidente es mantener siempre la distancia de seguridad y adecuar la velocidad a las circunstancias. El problema es que no todos los conductores aplican esta norma puesto que uno de cada cinco vehículos no respeta ese necesario espacio. A esto podemos añadir los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS) presentes en algunos modelos. Elementos como el control de crucero adaptativo o el freno autónomo de emergencia pueden ayudarnos, pero no eximirnos de conducir correctamente.

5 bulos sobre los radares de la DGT que son eso... bulos

Respetar la distancia de seguridad es una norma que debemos cumplir no sólo para evitar posibles daños en coches, sino para prevenir lesiones en el conductor y sus acompañantes. No en vano, el latigazo cervical es muy común cuando existen choques por detrás.

Y además