Skip to main content

Noticia

Competición

Dani Pedrosa, de la MotoGP al Lamborghini Huracán de 620 CV: "En coches me puedo seguir divirtiendo"

Dani Pedrosa Super Trofeo
Lamborghini

Dani Pedrosa ha participado este año en sus primeras carreras con vehículos de cuatro ruedas, y lo ha hecho nada más y nada menos que al volante de un Lamborghini Huracán de más de 600 CV, en la famosa competición monomarca que organiza el fabricante italiano. Hace unas semanas, en el Circuito de Portimao, el catalán logró sus primeros podios... ¿Tiene futuro en los coches? Él mismo lo responde en esta entrevista.

Quien piensa en Dani Pedrosa, piensa automáticamente en el talentoso piloto del Mundial de Motociclismo que mereció más. Piensa en el tres veces Campeón del Mundo en 125cc y 250cc, que llegó a ser también tres veces subcampeón de MotoGP. Después de dejar las motos en 2018, Dani, sigue siendo un amante de las carreras y por ello decidió iniciar una nueva aventura este 2022 junto a Lamborghini.

Pedrosa se convirtió oficialmente en piloto del campeonato Lamborghini Super Trofeo Europe el pasado mes de marzo. Después de una primera toma de contacto con el Lamborghini Huracán Super Trofeo EVO2 del equipo FFF Racing Team en el Circuit de Barcelona-Catalunya, un trazado donde logró tres victorias en su etapa como piloto de motociclismo, decidió probar suerte sobre cuatro ruedas.

El catalán, que también ha ejercido como piloto de pruebas del equipo KTM de MotoGP este año, firmó un programa de competición parcial con Lamborghini. Después de las pruebas de pretemporada oficiales en Imola - un trazado que no conocía de la moto, un punto positivo al no tener que 'olvidar' las referencias sobre dos ruedas -, participó en su primera carrera en este mismo histórico circuito. 

"Un día, mientras estaba entrenando en Misano con KTM, recibí la propuesta de correr con Lamborghini. Mi respuesta fue que no tenía ni idea de competir en coche, porque nunca lo había probado antes. Tenía un kart, pero nada más que eso", recuerda Dani Pedrosa, de 37 años de edad.

"Pedí hacer un test para ver cómo era el coche; lo probé y me encantó, a pesar de que estaba solo en el circuito y no pude compararme con nadie. No esperaba esas sensaciones. El cambio me impresionó y en seguida acepté la propuesta para hacer alguna carrera", resume el expiloto del Repsol Honda Team.

La primera prueba de fuego para Pedrosa - acompañado en la estructura por el piloto Antonin Borga, con el que ha compartido coche -  tuvo lugar en Imola, a principios de abril. Dani no había corrido nunca allí con motos, y en realidad lo prefirió, ya que las referencias sobre dos ruedas no tienen nada que ver en comparación con el Lamborghini Huracán de competición. 

"Me pasaba la mayor parte del tiempo mirando el retrovisor"

En su primer fin de semana, la dupla Pedrosa/Borga logró una cuarta y una novena posición dentro de la categoría Pro-Am.

"En la primera carrera me sorprendieron bastantes cosas. Me pasaba la mayor parte del tiempo mirando el retrovisor, más que para adelante. En la recta no veía a nadie, pero hacía dos curvas y ya tenía un coche encima, que no sabía de dónde había salido. El ritmo de los pilotos profesionales que compiten aquí es impresionante", comenta Pedrosa.

"En Imola no conocía el circuito y era mejor, porque copiaba la trayectoria de los demás. Cuesta mucho borrar lo que ya has hecho durante años. Mi tendencia natural era hacer lo que ya sabía y me tenía que repetir a mí mismo 'no, por aquí no...", explica.

Dani Pedroa Super Trofeo Lamborghini
Lamborghini

Para la puesta a punto, Pedrosa se ha dejado guiar por su compañero, Borga, con más experiencia, y por el resto del equipo FFF Racing Team, habituado a este certamen. Además, dentro de Lamborghini, como piloto oficial, se encuentra un buen amigo suyo, Albert Costa, que también le ha dado algún que otro consejo.

Más allá del importante cambio que ha supuesto pasar de competir en moto a hacerlo en coches, Pedrosa admite que una de las principales 'sorpresas' con las que se ha encontrado en el Super Trofeo es que no se utilizan calentadores de neumáticos.

"Sales a pista y es como ir sobre hielo...", asegura, antes de contar una anécdota que ahora recuerda con una sonrisa en la cara, aunque en aquel momento se llevase un buen susto. "En Imola hacía mucho frío y en la vuelta de calentamiento hice un trompo. Tuve la suerte de no chocar contra las barreras. Es muy fácil cometer un error cuando no sabes todo lo que hay que saber".

Después de Imola, Pedrosa también compitió en Misano (Italia), en julio, pero su participación se saldó con dos abandonos. 

El catalán regresó a pista en Portimao (Portugal), donde culminó su primera temporada como piloto de coches con dos podios en las World Finals de Lamborghini. En la primera carrera, la dupla Borga-Pedrosa finalizó en la segunda posición de la categoría Pro-Am, y tras la segunda manga regresaron al podio al ser los terceros mejores clasificados del fin de semana dentro de su categoría.

Dani Pedrosa podio Portimao
Lamborghini

Su coche de calle, el Lamborghini Urus

A pesar de no haber competido nunca en categorías de coches hasta este año, Pedrosa era una de las pocas personas en el mundo que había tenido la oportunidad de probar un Fórmula 1

Fue en el año 2018, en el Red Bull Ring, y curiosamente le resultó más sencillo que pilotar el Lamborghini con el que ha competido esta temporada, pero la comparativa tiene truco: con el F1 hizo un test por diversión, y con el Lamborghini ha tenido que buscar el límite y aprender vuelta a vuelta.

Tras acabar su primera temporada en el Super Trofeo, Pedrosa asegura que no tiene planes de futuro en la competición, aunque está abierto a propuestas. Siente que está lejos del nivel necesario para competir con un GT3 - la especificación que se utiliza en carreras como las 24 Horas de Spa o Nürburgring - y cree que le iría bien corriendo con un prototipo.

El expiloto de MotoGP permanece atento a los planes de Lamborghini en competición, como su entrada en la primera categoría de las carreras de resistencia con un prototipo LMDh a partir de 2024, y donde ya sabemos que estará Romain Grosjean.

"Me encanta la idea. Siempre me ha gustado cuando las marcas apuestan por grandes retos. Son proyectos ambiciosos en los que necesitas mucha dedicación durante un periodo de tiempo. Eso es algo que estimula mucho y un recorrido que te llena de satisfacción".

"El motociclismo está en mi corazón. De hecho, es mi prioridad y quiero que el proyecto de KTM vaya hacia delante. Pero es cierto que en el coche puedes estirar mucho más tu carrera y divertirte durante más tiempo. En cambio, en la moto llega un momento en el que tienes que abandonar o bajar el nivel", añade.

Fuera de la pista, en la carretera, Pedrosa también se pone al volante de un Lamborghini, concretamente del Lamborghini Urus, el primer SUV de la marca. "Es mi 'Lambo' favorito, porque me permite viajar con la bicicleta y también practicar otro deporte que me encanta, como el windsurf. A diario no utilizo moto de calle, siempre me ha gustado tener un buen coche", concluye.

En las Lamborghini Grand Finals, Pedrosa compitió frente a pilotos de la talla del expiloto de F1 Nelson Piquet Jr., quien fue coronado campeón, en una parrilla con nada menos que 65 Lamborghini Huracán Super Trofeo EVO2.

Etiquetas:

Dani Pedrosa

Y además