Logo Autobild.es

Circular a 140 km/h en lugar de a 120 supone poco ahorro de tiempo y esta es la explicación que lo demuestra

Circular a 140 km/h en lugar de a 120

Damos por hecho que, al circular más rápido, tardamos menos tiempo en llegar a nuestro destino. Sin embargo, el tiempo que se gana al ir a 140 km/h en lugar de a 120 es tan poco, que no merece la pena. Es por la relación inversa entre velocidad y tiempo.

A mayor velocidad, menos tiempo tardarás en llegar a tu destino. Esto es lo que dice la lógica y muchos conductores pisan el acelerador para cubrir un trayecto en menos tiempo. Sin embargo, cuando descubras el poco tiempo que ganas por circular a 140 km/h en lugar de a 120, no volverás a pasar el límite de velocidad.

Rebasar el límite de velocidad en una vía puede tener consecuencias negativas. En el mejor de los casos, una multa si te pilla un radar; en el peor de los escenarios, un accidente. 

De hecho, el exceso de velocidad es una de las principales causas de siniestralidad, como recuerda constantemente la DGT en muchas de sus campañas para concienciar a todos los conductores.

Radar

El poco tiempo que ganas por circular a 140 km/h en lugar de a 120

Pero, aparte del riesgo para la seguridad, si los conductores fueran conscientes del poco tiempo que se gana cuando se aumenta la velocidad, no lo harían, sobre todo, en autovía, donde es frecuente que muchos coches viajen a 130 o 140 km/h, en lugar de a 120, que es el límite legal en España.

La cuenta de Instagram Smartick lo explica con un ejemplo muy sencillo. Si circulamos a 60 km/h, tardamos 60 segundos en recorrer un kilómetro. Pero si vamos a 120 km/h, entonces el tiempo para recorrer la misma distancia sería de 30 segundos. Es decir, tardamos la mitad, porque vamos el doble de rápido. Hasta aquí, bien.

En cambio, ¿qué pasa cuando vamos a 140 km/h en lugar de a 120? ¿Merece la pena ese incremento de velocidad? El matemático lo deja claro: cuando pasamos de 20 km/h a 40 km/h, tardamos la mitad de tiempo, porque aumentamos la velocidad el doble. 

La relación inversa entre velocidad y tiempo

limitador de velocidad obligatorio

Sin embargo, a partir de 40 km/h, a medida que aumentamos en 20 km/h la velocidad, el tiempo que se necesita para recorrer un kilómetro no disminuye al mismo ritmo.

A 40 km/h, tardamos 90 segundos en completar un kilómetro; a 60 km/h, tardamos 60 segundos (30 segundos menos); a 80 km/h, tardamos 45 segundos (15 segundos menos); a 100 km/h, tardamos 36 segundos (11 segundos menos); a 120 km/h, tardamos 30 segundos (6 segundos menos); a 140 km/h, tardamos 25,7 segundos (4,3 segundos menos); a 160 km/h, tardamos 22,5 segundos (3,2 segundos menos)…

Es decir que, cuando aumentas la velocidad hasta 140 km/h en lugar de ir a 120, sólo conseguirás ahorrar 4,3 segundos por kilómetro. Esto se debe a la relación inversa que existe entre la velocidad y el tiempo que tardamos en recorrer el espacio.

Etiquetas: seguridad vial

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.