Skip to main content

Noticia

A bordo

Más conectados, pero menos seguros: la normativa que frenará a los hackers

Más conectados, pero menos seguros: así frenará tu coche a los hackers

Los coches, sobre todo los más modernos, se han convertido en enormes ordenadores cargados de tecnología que tienen que protegerse para evitar, entre otras cosas, los ciberataques. Consciente de ello, la ONU y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (UNECE) han dado forma a una nueva normativa que obliga a los fabricantes a contar con un certificado de ciberseguridad para todos sus vehículos. En Europa entró en vigor el pasado 1 de enero: así frenará tu coche a los hackers.

Android Auto: uno de sus problemas (y solución) más absurdos

Desde 2012 más de 43 marcas en todo el mundo han sufrido ciberataques, algo que, cada año, afecta a unos 22 millones de coches. Hay que tener en cuenta que los vehículos más modernos de gama media tienen 100 millones de líneas de código, una cifra que necesita contexto para poder entender su magnitud: el sistema operativo Windows Vista tiene 50 millones, todo el software que usa Facebook está formado por 62 millones líneas y un F35 dispone de 24 millones.

La normativa WP.29 tiene como objetivo preservar la seguridad de todos los vehículos: coches, autobuses, camiones, autocaravanas y remolques. Eso sí, las marcas tienen cierto margen para disponer de ese certificado ya que para los modelos nuevos será obligatorio a partir de julio de 2022. En 2024, no obstante, no se podrá vender ningún vehículo que no disponga de esa certificación. Si lo hacen, las marcas se enfrentarán a una multa de 30.000 euros… por unidad.

Más conectados, pero menos seguros: así frenará tu coche a los hackers

70 requisitos

La ONU y la UNECE no han especificado qué tipos de prueba tienen que llevar a cabo los fabricantes para certificar que un coche cuenta con esa protección, pero sí exigen el cumplimiento de 70 requisitos para frenar amenazas de todo tipo: ataques a la nube, robo de datos… Además, esa homologación tendrá que hacerla una entidad externa al fabricante.

Un vehículo sin esta protección es vulnerable y lo cierto es que no hace falta que sea un hacker quien siembre la amenaza. Conectar nuestro smartphone o introducir una memoria USB con música que nos hemos descargado sin saber si contiene un virus puede dar paso a un malware. Y si éste infecta el coche puede provocar que no arranque o que se desconecten determinados sistemas de seguridad. Con la llegada de este certificado de ciberseguridad, el 25% de los vehículos que se venden en el mundo contarán con una garantía frente a estas amenazas.

Y además