Skip to main content

Noticia

Comparativa oldie: ¿Mercedes SLK o Audi TT?

Mercedes SLK Audi TT
Si los comparamos, ¿cuál es mejor?

El Mercedes SLK es un conocido roadster del mercado. El de Mercedes lleva en el mercado desde los años noventa, un coche exclusivo que desde sus inicios cautivó a los que buscaban un descapotable de corte premium. El Audi TT es igualmente de los modelos más populares en el mismo segmento, un modelo que también cuenta con carrocería coupé. Si los comparamos, ¿cuál es mejor? ¿Mercedes SLK o Audi TT?

No te pierdas todas las novedades de 2019

Mercedes SLK R170, deportivo

Mercedes SLK 32 AMG

El roadster de Mercedes nace de la idea de la marca de ofrecer un coche deportivo, ligero y corto. De ahí nacen su apellido, unas siglas que vienen a significar Sportlich, Leicht und Kurz lo dicho anteriormente pero en su lengua materna. El primer Mercedes SLK, el R170, legaba al mercado en 1996, una primera generación de la que se fabricaron más de 300.000 unidades. La capota era rígida y una gran parte de sus componentes fueron heredados del Mercedes Clase C.

El Mercedes SLK era deportivo, y así lo demostraba su gama mecánica. Contaba con motorizaciones gasolina desde poco más de 130 caballos de potencia hasta más de 350 CV. Esta última correspondía a la 32 AMG, una versión que montaba un bloque V6 de 3.2 litros con compresor que generaba 354 caballos de potencia. Hace poco vi uno a la venta por unos 22.000 euros en un estado impecable, un modelo que con el paso del tiempo sigue siendo muy interesante y estando muy valorado.

Audi TT mk1 Roadster, “cuqui”

Mercedes SLK Audi TT

El Audi TT mk1 se vendió tanto en carrocería coupé como descapotable, aunque en este comparativo nos interesa la segunda. El Audi TT Roadster destacaba por su diseño redondeado, una versión que llegaría un año después que la variante cerrada, en 1999. Se basó en modelos compactos de la compañía, como el Volkswagen Golf o el Skoda Octavia de entonces. La gran diferencia con el Mercedes SLK es su sistema de tracción, siendo un coche delantera o total, nunca de propulsión, además de montar capota de lona.

El modelo de la marca con sede en Ingolstadt no llegó a ofrecer motores tan potentes como el de Stuttgart, aunque sí vendió versiones muy deportivas. Su gama mecánica arrancaba en motores gasolina de 150 caballos de potencia, una lista que llegó a ofrecer una variante de 250 CV Quattro con bloque V6 3.2. Sí, el mismo del R32. Por cierto, la mayoría de sus opciones montaban el conocidísimo 1.8T, bloque que llegaba a generar 240 caballos de potencia.

¿Cuál era mejor?

El Audi TT Roadster supo enamorar a los que buscaban un coche compacto y descapotable. Sus versiones más potentes eran muy dinámicas, sobre todo tras subsanar los problemas iniciales de falta de estabilidad. El Mercedes SLK, por su parte, gracias a la tracción trasera era más divertido de conducir. Además, su gama mecánica ofrecía mecánicas más potentes.

Y además