Skip to main content

Noticia

F1

Cómo el “Halo” ha salvado a la Fórmula 1 de una tragedia

Charles Leclerc y el Halo

La Federación Internacional del Automovilismo saca a la luz las conclusiones del accidente de Nico Hülkenberg, Fernando Alonso y Charles Leclerc en Bélgica que tan grave pudo ser.

Hace apenas doce meses nos echábamos las manos a la cabeza por la introducción en la Fórmula 1 del “Halo”, un dispositivo que por primera vez cubriría parcialmente el habitáculo de los monoplazas de la categoría reina. Unos lo consideraron una aberración, que rompía con la naturaleza de la F1, y otros simplemente pensaron que si salvaba una vida, su utilización ya estaría más que justificada.

Es imposible saber si el “Halo” realmente ha salvado una vida, pero lo que sí podemos asegurar con firmeza tras una exhaustiva investigación de la FIA es que este polémico dispositivo ha salvado a Charles Leclerc de lesiones graves y, muy posiblemente, a la Fórmula 1 de una nueva tragedia.

Sin el Halo, el accidente de Alonso y Leclerc habría sido peor

Accidente Alonso y Leclerc

El Instituto Global de la FIA ha investigado el accidente que volvió a sobrecoger al mundo mientras seguía una carrera de Fórmula 1. En la salida del Gran Premio de Bélgica de esta temporada, Nico Hülkenberg se pasó de frenada en la llegada a la primera curva del Circuito de Spa-Francorchamps y golpeó con fuerza la parte trasera del McLaren de Fernando Alonso.

El monoplaza del piloto español salió despedido y pasó por encima del Sauber de Charles Leclerc. La rueda delantera derecha del MCL33 golpeó el “Halo” del monoplaza suizo y lo dañó. Según la FIA, el impacto fue de 58 kilonewtons, pero ni así rompió la protección, que no recibió daños estructurales y quedó en un estado “reutilizable”.

La rueda del coche de Alonso, por tanto, ni se acercó al casco de Leclerc gracias al “escudo” que protegió al monegasco. Solo pequeños fragmentos de fibra de carbono, destruidos tras el fuerte golpe de Hülkenberg, dieron levemente a Leclerc… aunque fue algo prácticamente imperceptible y que ni el propio piloto supo recordar tras el accidente.

La rueda no habría golpeado a Leclerc, pero sí el alerón delantero

De acuerdo con lo visto en las grabaciones de la cámara de alta calidad de la FIA en el cockpit y a pesar de las creencias iniciales, la Federación Internacional ha concluido que la rueda del coche de Alonso no habría golpeado el casco de Leclerc, aunque sí lo habría hecho el alerón delantero de no estar ahí el Halo.

 

 

"A partir de los datos disponibles e imágenes en vídeo, estamos seguros de que la rueda no habría golpeado el casco de Leclerc”, afirma Adam Backer, Director de Seguridad de la FIA, en declaraciones a Motorsport.com. 

“Pero el coche de Alonso siguió virando hacia el de Leclerc y creemos que el endplate delantero del coche de Alonso sí habría golpeado el visor de Leclerc. Sin embargo, es difícil predecir la gravedad del contacto con total precisión”, afirma.

Ahora, a toro pasado, es fácil dar las gracias al “Halo” viendo todo lo que ha podido evitar. A pesar de ello, debemos dar la bienvenida a este elemento que pudo provocar una tragedia. Nadie sabe a ciencia cierta a qué magnitud, pero no hay duda de que sin él las consecuencias habrían sido más graves… y puede que Leclerc no hubiera vuelto al paddock “tranquilamente” (control médico mediante) para acabar de ver la carrera por televisión.

El accidente de Hülkenberg, Alonso y Leclerc no ha sido el único esta temporada en el que un “Halo” ha salido dañado. En la carrera de Fórmula 2 de Barcelona, la protección de Tadasuke Makino quedó “tocada” por un golpe de Nirei Fukuzumi y aunque se cree que también pudo evitar graves lesiones, no hubo mayores investigaciones.

Imagen: Sutton Motorsport
 

Lecturas recomendadas