Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

El coche eléctrico de Apple: lo que realmente se sabe

El coche eléctrico de Apple: lo que realmente se sabe

Lo del coche de Apple parece ser un secreto mejor guardado que la fórmula de la Coca Cola; aunque ahora parece que los de la manzana están perdiendo interés por entrar en la industria de la automoción.

Del coche de Apple se viene hablando desde hace más de dos años pero fue a mediados de 2015 cuando las especulaciones se convirtieron en realidades con nombre y apellidos: Proyecto Titan.

Hagamos un poco de historia...

Todo comenzó con rumores que apuntaban que Apple podría estar valorando la posibilidad de comprar Tesla (sí, sí, como lo oyes... Steve Jobs fagocitando a Elon Musk). El titular asombró pero hubo quien no tardó en encontrarle una razón de ser a juzgar por el gran número de sinergias que se podrían crear entre ambas compañías. 

Pero al final todo quedó en rumores que no llegaron a formalizarse (lo que sí sucedió es que Tesla se llevó a uno de los ingenieros más brillantes de la manzana mordida), más que nada porque a los de la manzana parece que lo de aliarse con un grande se les quedaba pequeño y que preferían competir con él.

Las que sí siguieron en circulación fueron las especulaciones sobre el deseo de Apple de fabricar un coche eléctrico y autónomo. 

Hace unas semanas, el CEO de Apple, Tim Cook confirmó el interés de la compañía por entrar en el mundo de la automoción peeeero (y aquí viene la clave) no como fabricante sino en el papel de proveedor de sistemas de conducción autónoma.

Supimos esto después de enterarnos que Apple había conseguido licencia para probar coches autónomos en California; aunque eso puede ser que vaya a probar su coche o la tecnología de conducción autónoma que está desarrollando con Bosch.

¿Por qué Apple querría fabricar un coche?

Hay varias razones que explicarían por qué Apple querría entrar en el mercado de los coches eléctricos:

- Tiene una reserva en efectivo de 180 billones de dólares. La regla del sector apunta a cerca de mil millones de dólares el coste de fabricar un vehículo, precio que se suele repartir entre varios modelos que utilizan la misma plataforma. Para Apple esto sería un reto, al igual que hacer frente a su falta de experiencia en el sector, pero dinero no le falta.

- Su inexperiencia como fabricante de coches queda superada con creces por su tecnología ligada al automóvil, por ejemplo, los software para los mapas de navegación. La multinacional trabaja para que el usuario siempre esté conectado, incluso cuando viaja en un coche.

- Otra ventaja es que domina la gestión global de operaciones por todo el mundo. El gigante americano, en la actualidad, diseña su productos en California pero, en la mayoría de los casos, recurre a los contratistas para su montaje en Asia.

 

Apple no tiene experiencia como fabricante de coches pero la busca...

Quienes no terminan de ver que Apple se convierta en fabricante de coches hablan de su inexperiencia en este mercado como principal escollo (ese y la falta de una red de distribución que los de la manzana quieren arreglar con sus pequeñas tiendas en todo el mundo). 

Pero para Apple parece que este problema no es tal. 

iCar, el coche que Steve Jobs no llegó a crear

Las últimas informaciones apuntan que Apple cuenta con una amplia plantilla procedente del mundo de la tecnología y la automoción, con amplia experiencia en la gestión de la cadena de suministro, la tecnología de baterías y el interfaz de usuario. Dicen que tiene más de 1.000 personas trabajando en el desarrollo de su coche eléctrico.

Como parte del equipo ha fichado a varios pesos pesados del panorama automovilístico actual:

- primero fue Doug Betts, un ejecutivo con 29 años de experiencia en la industria automovilística que era hasta ahora vicepresidente de Calidad en el Grupo Fiat Chrysler Automotive (FCA).

- después, varios ingenieros de Mission Motorcycles, marca especialista en el desarrollo de motos deportivas eléctricas declarada en bancarrota.

También se ha hablado de conversaciones con McLaren (confirmadas), pero parece que no han llegado, de momento, a ningún acuerdo.

En este vídeo se explican las razones por las que Apple querría entrar en McLaren:

 

Titán, un coche rodeado de rumores

Llegados a este punto hay que decir que lo realmente se sabe del que podría ser el coche eléctrico de Apple es muy poco y la mayoría no son más que especulaciones.

Hagamos un repaso de los dimes y diretes que se han vertido sobre él:

- Tecnología del BMW i3

Hace unos meses la revista alemana Manager Magazine especuló con la posibilidad de que el coche eléctrico de apple heredara la tecnología del BMW i3.

Nunca hubo confirmación, ni por una parte, ni por la otra... aunque tirando de hemeroteca recordamos que unas semanas antes de que surgiera este rumor BMW habló de que sólo se aliaría con Apple para el desarrollo de sistemas de infoentretenimiento. Parece que lo de ceder su tecnología a un coche que podría hacerle sombra no entra en los planes de los alemanes.

- Dimisión del responsable del proyecto

El Wall Street Journal dijo a principios de 2016 que  Steve Zadesky, el jefe del proyecto del coche de Apple, había dimitido. Según dos personas familiarizadas con el movimiento, Zadesky renunció por razones personales, no por el rendimiento del vehículo que pretende construir la empresa estadounidense.

- Titán estará listo para 2020

Primero se habló de 2019 como fecha para el lanzamiento del coche eléctrico de Apple, luego el plazo se alargó a 2020. Tras la supuesta dimisión de Zadesky se dijo que estaban teniendo problemas y que en 2020 tampoco sería posible verlo circular. 

A todo esto, los de la manzana han dado la callada por respuesta.

Si nos basamos en el diseño de Ali Cam, un coche que levita a la vez que se mueve por el asfalto, no estaría listo hasta 2076 y si tenemos en cuenta las últimas declaraciones de Tim Cook el lanzamiento del coche de Apple se habría cancelado. Puede que sea verdad, pero a tenor de las veces que el gigante informático ha cambiado de opinión, todo puede suceder.

Lecturas recomendadas