Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

El Citroën GS celebra su 50º aniversario

Citroen GS 50 aniversario
El Citroën GS celebra su 50º aniversario, uno de los modelos más exitoso de la marca comercializado entre 1970 y 1986 con más de 2,4 millones de unidades vendidas.

En la década de 1960, Citroën lanzó dos vías de estudio para conquistar un segmento que empezaba a crecer y en el que estaba ausente: las berlinas de tamaño medio. Si el proyecto ‘F’ nunca llegó a ver la luz, el proyecto ‘G’ acabaría cristalizando en un modelo que marcaría una época. Hoy, el Citroën GS celebra su 50º aniversario.

No te pierdas: Viejas leyendas: Citroën GS Palas

Diseñado por Robert Opron, “padre” de otros modelos míticos de la marca como el SM o el CX, y presentado en el salón de París de 1970, el Citroën GS reforzó la imagen de la compañía entre el gran público con una línea y un interior originales asociados con soluciones técnicas avanzadas, pensadas para optimizar el confort. 

El Citroën GS celebra su 50º aniversario

Citroen GS 50 aniversario

El GS llegaba con innovaciones poco frecuentes en este tipo de vehículos, como cuatro frenos de disco, chasis de aleación ligera o la suspensión hidroneumática que ayudó a popularizar en España. Su motor de cuatro cilindros con refrigeración por aire desarrollaba 60 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 150 km/h. Esta mecánica también se utilizó, durante los años 80, en las motocicletas de la marca francesa BFG.

En el interior, destaca su salpicadero futurista, obra del diseñador francés Michel Harmand, que quien también aportaría otros modelos de la marca como el CX. Pensado como una escultura, presenta elementos innovadores como su velocímetro, que imita la forma de una lupa, su freno de mano integrado o su volante de un solo radio.

Elegido ‘Coche del Año en Europa’ en 1971, fue el vehículo más vendido en Francia entre 1975 y 1978, con una producción anual de más de 200.000 unidades. En total, se construyeron cerca de 2,5 millones de GS, de ellos 478.000 con carrocería familiar break, principalmente en la fábrica de Rennes la Janais (Francia), cuna de este modelo. En España, se fabricaron 153.983 unidades en la planta de Vigo, que ensambló este modelo en exclusiva entre 1984 y 1986.

De GS a GSA en 1976

Tras el lanzamiento de la versión break en 1972 y un ligero restyling en 1976, el GS evolucionó con la llegada de los años 80, convirtiéndose en el Citroën GSA. Otra particularidad del modelo es que apostó por el motor de pistones rotativos Wankel. Esta tecnología se caracteriza por eliminar el movimiento alternativo creado por el conjunto cigüeñal-bielas-pistones en los propulsores convencionales. Aquí, sólo hay un rotor, de forma triangular, que da vueltas en un cárter, creando cámaras en las que se producen los cuatro tiempos de la combustión (admisión, compresión, explosión y escape). En cada giro del rotor, este ciclo se repite tres veces.

Este tipo de mecánicas destacan por la ausencia de vibraciones y un funcionamiento silencioso, pero en el caso del GS birotor, como se le denominó, también por su alto consumo de carburante. Producido entre 1974 y 1975, la crisis del petróleo acabó con él. Alcanzaba una potencia de 107 CV y una velocidad máxima de 175 km/h.

Y además

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan