Skip to main content

Lista

Motor

Cinco averías que puede sufrir tu coche por subirte a un bordillo

Averías por subir coche al bordillo

Que levante la mano quien, al aparcar en un sitio un tanto estrecho, no ha subido una rueda a la acera (aunque sea poco). Debes saber que esta falta de cálculo sin importancia, puede llegar a tenerla. Estas son cinco averías que puede sufrir tu coche por subirte a un bordillo.

1. Arañazos las llantas

Las llantas de las ruedas son uno de los elementos más expuestos, de ahí que sea muy sencillo que sufran arañazos como consecuencia del roce con los bordillos. El efecto es todavía mayor en aquellos coches que calzan neumáticos de perfil bajo y llantas grandes. 

Llantas

Intentar subir un bordillo alto puede hacer perder presión en el neumático y provocar una avería más grande si vamos de forma directa y con cierta velocidad contra él.

 2. Daños en el neumático

El continuado con el borde de la acera puede dañar el lateral de los neumáticos. Entre otros resultados, se pueden llegar a borrar las letras que aparecen en el flanco e indican las medidas, fecha de fabricación... 

Nuevo neumático Michelin e.Primacy
 

Además, se puede llegar a producir un pinchazo o un reventón por la pérdida de consistencia del neumático. Y un problema mayor: pueden aparecer grietas en la banda de rodadura o un corte que provoque un agujero en el neumático. 

El problema es que algunos no son evidentes a corto plazo y nos pueden causar un susto cuando estemos circulando a una velocidad más alta por una autovía porque, por ejemplo, se haya ido perdiendo aire de manera progresiva.

3. Daños en suspensiones

Un amortiguador puede soportar sin problemas subir o rozar un bordillo, pero si el golpe es violento, los daños que podemos sufrir en el sistema de suspensión de nuestro coche pueden llegar a ser importantes, e incluir roturas en muelles, y daños en los amortiguadores, que de no diagnosticarse y resolverse a tiempo, pueden provocar otros daños en los neumáticos.

4. Adiós al paralelo

Un buen alineado de la dirección es fundamental para que tu coche apoye sobre el asfalto correctamente. La dirección ha de alinearse periódicamente, en un grado de convergencia y divergencia determinado, y un ángulo de caída concreta. Esta es imprescindible en momentos como la sustitución de neumáticos. 

Talleres en el Estado de Alarma

El problema está en que los golpes violentos en el tren delantero, por ejemplo al superar baches pronunciados sin cuidado, o incluso golpear con los bordillos.

5. Adiós también al equilibrado de las ruedas

Aunque tanto llanta como neumático estén diseñados para gozar de un equilibrio, de fábrica, al unirse, es necesario que trabajen al unísono y que el reparto de las masas sea el adecuado. Es por eso que se utilizan unos contrapesos de plomo, que contribuyen a mejorar el equilibrio del conjunto formado por llanta y neumático en su giro, y por lo tanto a mitigar las vibraciones que se transmiten a la dirección, el volante, y en general a nuestro coche. Esas placas pueden caerse al subir a un bordillo y se provoca la pérdida del ajuste del equilibrado.

Fuente: Eurotaller

Y además