Logo Autobild.es

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut, en busca de lo mejor de lo mejor en el mundo del automóvil

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut

Buscamos lo mejor de lo mejor y analizamos dos hiperdeportivos únicos y muy especiales, capaces de alcanzar velocidades de vértigo: Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut.

Recientemente, Bugatti nos ha vuelto a sorprender con una nueva creación que deja sin aliento a cualquiera. Su último hiperdeportivo introduce importantes novedades, sobre todo, en lo que respecta al apartado mecánico. Un rival directo del nuevo Bugatti Tourbillon es el Koenigsegg Jesko Absolut.

Hoy nos adentramos en un mundo inalcanzable para la gran mayoría del público, en el que abundan el lujo más extremo, la precisión y, por encima de todo, la velocidad. 

Buscamos lo mejor de lo mejor en el mundo del automóvil entre el Bugatti Tourbillon, recién salido del horno, y el Koenigsegg Jesko Absolut, más veterano, pero igualmente impresionante. 

Bugatti Tourbillon

Bugatti Tourbillon

El Bugatti Tourbillon es el sustituto del Chiron que, a su vez, lo fue del Veyron. Tenemos un hiperdeportivo coupé de 4,67 metros de longitud, 2,05 metros de anchura y 1,19 metros de altura, con una distancia entre ejes de 2,74 metros. 

Su producción está limitada a solamente 250 unidades, cada una de ellas a partir de 3,6 millones de euros antes de impuestos, y las entregas están previstas a partir de 2026.

koenigsegg jesko

Aunque es un modelo completamente nuevo, luce un diseño continuista en algunos aspectos, como el frontal. Además de la clásica parrilla en forma de herradura, conserva los faros horizontales y rasgados, así como las musculosas aletas delanteras. No obstante, la marca afirma que es más aerodinámico que su predecesor porque tiene menor superficie frontal.

En la vista lateral, se aprecia la estilizada línea del techo que se prolonga hasta la zaga, donde encontramos diferencias más notables, con respecto al Chiron, gracias a un diseño curvo de los pilotos, unidos por el centro. También aparece el nombre de la marca incrustado e iluminado, con efecto 3D. 

Al igual que el Chiron, está construido sobre un chasis monocasco de fibra de carbono y cuenta con detalles estructurales que buscar aligerar el peso, como que los brazos de la suspensión fabricados en impresión 3D. También cuenta con un sistema de frenos carbocerámicos.

Bugatti Tourbillon

En el interior sí hay más cambios en relación con sus antecesores. Tenemos un cuadro de instrumentos que reproduce la maquinaria de los relojes de lujo y de alta precisión. De hecho, el nombre Tourbillon procede del mundo de los relojes clásicos. 

Se puede traducir del francés como ‘torbellino’, aunque no tiene nada que ver con la función que realiza dentro de la mecánica del reloj. En realidad, hace referencia al mecanismo a través del cual se consigue alcanzar la mejor precisión y exactitud en los relojes mecánicos. 

El cuadro integra una esfera derecha para un velocímetro que marca hasta 550 km/h, una sección digital en la parte inferior y tres relojes más pequeños en el lado izquierdo, que muestran el nivel de combustible, la carga de la batería y la temperatura del líquido refrigerante y aceite.

Aunque lo más asombroso del nuevo Bugatti Tourbillon es su sistema de propulsión. Se trata del primer Bugatti híbrido de la historia, pero además, es el primer coche de producción en montar un motor de 16 cilindros en V, una configuración que no se ve desde antes de la Segunda Guerra Mundial, precisamente, en otro Bugatti.

Bugatti Tourbillon

El motor V16 está dispuesto en un ángulo de 90 grados y tiene 8.3 litros de cilindrada. Se trata de un bloque atmosférico, por lo que prescinde de los cuatro turbocompresores que tenían sus antecesores, gracias a la electrificación.

El motor genera 1.000 CV de potencia y va unido a tres motores eléctricos desarrollados por Rimac, de 335 CV cada uno, cuyo cigüeñal es capaz de girar hasta las 9.000 rpm. Conjuntamente, el sistema de propulsión produce 1.800 CV de potencia y 2.500 Nm de par.

Toda esa fuerza se envía a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de ocho relaciones y doble embrague. Esta configuración le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 2 segundos con unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, de 0 a 100 km/h en 5 segundos y a los 300 km/h en apenas 10 segundos.

Además, sólo necesita 25 segundos para alcanzar los 380 km/h desde parado. Según la marca francesa, el Tourbillon alcanza una velocidad máxima de 445 km/h si se usa la llave especial Speed Key, manteniendo el alerón trasero bajado. 

El sistema de propulsión se completa con una batería de iones de litio de 24,8 kWh que proporciona una potencia extra de 804 CV y una autonomía eléctrica de 60 kilómetros, por lo que en España le valdría para obtener la etiqueta CERO de la DGT.

Koenigsegg Jesko Absolut

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut

El rival que proponemos aquí para el Tourbillon, el Koenigsegg Jesko Absolut, llegó hace cinco años, precisamente, para competir con el Bugatti Chiron, entre otros. Pero es un coche tan avanzado en todos los aspectos que también puede plantar cara al nuevo modelo de Molsheim.

El Absolut mide 4,061 metros de largo, 2,06 de ancho y 1,21 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2,70 metros. Koenigsegg sólo fabricó 125 unidades a precio de 3,19 millones de euros.

Es el coche más rápido que ha desarrollado jamás la firma sueca y también el más aerodinámico, con un coeficiente de 0,278 Cx, gracias al cuidado diseño de sus retrovisores, así como otras partes del vehículo.

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut

Por ejemplo, el parabrisas tiene una forma curva que, según Koenigsegg, da una mayor eficiencia aerodinámica y estabilidad a alta velocidad. La inclinación del alerón trasero se puede modificar y está ubicado en una posición más retrasada, en la parte posterior del techo, para mejorar la eficacia de la superficie inferior del alerón, que es la que mayor fuerza descendente proporciona. 

El Koenigsegg Jesko Absolut es capaz de generar una carga aerodinámica máxima de 1.400 kg, con 800 kg a 250 km/h y 1.000 kg cuando circula a 275 km/h. El chasis es de tipo monocasco y está fabricado con una combinación de fibra de carbono y aluminio. 

Además, cuenta con una suspensión delantera más compacta, unas llantas traseras de 21 pulgadas con neumáticos en medida 325/30 y, opcionalmente, se puede guardar el techo removible en el maletero.

En cuanto al apartado mecánico, el hiperdeportivo sueco recurre a un V8 biturbo de 5.0 litros heredado del Jesko ‘estándar’, que produce 1.600 CV y 1.500 Nm de par si se usa combustible de alto octanaje E85. Va asociado a un cambio automático de nueve velocidades con un diferencial electrónico. 

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut

Precisamente la caja de cambios es una de las partes más peculiares del Jesko Abaolut. Se denomina Light Speed Transmission (tan rápida como la luz) y tiene nueve relaciones y siete embragues, lo que permite engranar cualquier marcha sin tener que pasar por las intermedias.

Cuenta con un modo automático denominado UPOD (Ultimate Power on Demand) que engrana la relación más adecuada en cada momento, en función de la velocidad y el régimen de giro del motor.

En modo manual, se puede controlar desde unas levas en el volante o desde la palanca central. Puede subir o bajar una marcha con un toque corto, pero permite utilizar el modo UPOD con un toque más largo para que el sistema engrane la más adecuada. 

Según el fabricante sueco, el Koenigsegg Jesko Absolut podría alcanzar los 531 km/h, aunque este dato es según simulaciones. Todavía no lo ha conseguido. Hasta la fecha, el coche más rápido de la marca es el Agera RS, que llegó a los 447,19 km/h. Así que el objetivo es superar los 490,484 km/h del Bugatti Chiron Super Sport 300.

Conclusión: ¿Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut?

Bugatti Tourbillon o Koenigsegg Jesko Absolut

Pues, si atendemos a cuál corre más, sobre el papel debería ser el sueco, aunque esto está por ver. También es probable que Bugatti lance ediciones especiales más adelante, como hizo con el Chiron, diseñadas para batir récords de velocidad.

La principal diferencia entre ambos es que el Tourbillon es híbrido enchufable, es decir, el motor de combustión cuenta con el apoyo de tres potentes motores eléctricos, mientras que el Jesko Absolut es totalmente térmico y con eso le basta para alcanzar los 1.600 CV.

El Tourbillon cuenta con la ventaja de ser nuevo, lo que le permite contar con lo último en tecnología. Además, tiene un diseño interior más sofisticado, gracias a su inspiración en el mundo de la relojería, por supuesto, de lujo.

Etiquetas: Hiperdeportivos

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.