Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

BMW dice que seguirá fabricando coches de gasolina durante, al menos, 30 años más

Prueba del BMW 118i

¿A contracorriente?

Cada vez son más voces que se unen a la idea de que el futuro es eléctrico. Lo que no dicen es cuándo llegará ese futuro. Esto da lugar a todo tipo de interpretaciones. BMW, por ejemplo, lo ve a muy lagro plazo porque dice que seguirá fabricando coches de gasolina durante, al menos, 30 años.

Aunque tiene coches eléctricos en sus filas (sirva de ejemplo el BMW i3 y el BMW ix3 que está en camino), la marca bávara no es, de momento de las más comprometidas con la electromovilidad. 

A juzgar por unas recientes declaraciones del jefe de investigación y desarrollo de BMW, Klaus Froehlich, el fabricante mantiene una fuerte apuesta por los coches de combustión, tanto que pronostica que, al menos, quedan tres décadas para seguir conduciendo coches de gasolina con el logo de BMW en el morro.

También hay diésel 'para rato'

"Del lado del diésel, la producción del motor de entrada de tres cilindros y 1.5 litros terminará y el motor de seis cilindros y 400 hp no será reemplazado porque es demasiado costoso y demasiado complicado de construir con sus cuatro turbos", asegura. "Sin embargo, nuestros motores diesel de cuatro y seis cilindros permanecerán durante al menos otros 20 años y nuestras unidades de gasolina durante al menos 30 años", sentencia Froehlich.

El jefe de desarrollo de BMW cree que, "siendo optimistas", en 2030 los coches eléctricos representarán entre el 20 y el 30% de las ventas mundiales. 

El reparto mundial será desigual: "las grandes ciudades de la de la costa este de China se volverán puramente eléctricas muy pronto, mientras que el oeste de China dependerá de los motores de gasolina durante los próximos 15 a 20 años debido a la falta de infraestructura". 

Para Europa, Froelich considera que la mejor solución son los híbridos enchufables. Los europeos "utiloizarán los eléctricos puros duante la semana y los coches de gasolina los fines de semana y para afrontar viajes largos". "Esperamos que los PHEV representen hasta el 25% de las ventas, los gasolina y diésel tendrán más del 50% y el resto será para los eléctricos", vaticina.

Como las nuevas normas europeas exigen reducir las emisiones, sabe que BMW se verá obligado a modificar su producción. Para el responsable de desarrollo de la marca bávara, si no fuera por esto segurirían fieles a los motores de combustión. "No estoy seguro de que a los propietarios de BMW les importe lo que hay debajo del capó, siempre que el automóvil tenga nuestra insignia", ha dicho.

Más:

Movilidad

Y además