Skip to main content

Noticia

El Ayuntamiento de Madrid reconoce que su protocolo anticontaminación no funciona

Contaminación humo avería Renault Laguna diésel

Solo uno de cada 100 conductores deja el coche en casa a pesar de las restricciones

La semana pasada Madrid vivió (una vez más) envuelta en la boina de contaminación. El consistorio puso en marcha (una vez más) las medidas aprobadas para reducir las altas concentraciones de NOX en el aire. Durante varios días no se pudo pasar de 70 km/h en la M30, dos días estuvo prohibido el aparcamiento en el centro y aunque a punto no se llegó a activar el Escenario 3 (el que restringe la circulación por matrículas pares e impares). Y, después de todo esto, llega una portavoz del Ayuntamiento de Madrid y reconoce que el protocolo anticontaminación no funciona.

Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, ha reconocido que las medidas para luchar contra la contaminación aprobadas por su consistorio solo consiguen reducir el tráfico de coches en el interior de la ciudad en un 1%. Dicho de otro modo, tan solo uno de cada 100 conductores obedece y deja el coche en casa a pesar de las restricciones.

"Las restricciones tienen un efecto relativo" ha dicho Inés Sabanés en declaraciones recogidas por el diario La Razón. Miembros de la oposición han sido más claros. Sergio Brabezo, portavoz de Ciudadanos en la comisión, tras precisar que la reducción máxima de NO2 conseguida en anteriores episodios no ha alcanzado el 0,8% ha dicho que "el protocolo no es lo suficientemente efectivo" y que es necesario "dar una alternativa real mediante la gratuidad del transporte público". 

El representante del Partido Popular, por su parte, ha abogado por medidas que consigan que "de verdad" la gente deje el coche en casa como los aparcamientos disuasorios prometidos por Manuela Carmena y que todavía están en estudio y la ampliación del servicio BiciMAD y de los puntos de recarga para coches eléctricos. 

A pesar del escaso seguimiento de las restricciones, Ahora Madrid dice que quiere dar "un voto de confianza a los madrileños".