Skip to main content

Noticia

Audi SQ5 TDI, muy moderno y con 347 CV

Audi SQ5 TDI 2019

Con 347 CV y 700 Nm de par.

El Audi SQ5 TDI llega como toda una bocanada de aire fresco para los motores diésel, muy perseguidos en la actualidad. Las administraciones, y los propios fabricantes, han dejado de confiar en este tipo de propulsores, algo que la marca de los aros demuestra que no es del todo cierto. Su Audi SQ5 TDI, uno de sus SUV más deportivos, sigue confiando en el diésel. Una confianza que nos deja un SUV de 347 caballos de potencia.

No te pierdas todas las novedades de 2019

La marca de los aros utiliza su última tecnología en motores diésel para dar vida al nuevo Audi SQ5 TDI. En este caso el corazón del SUV cuenta con un compresor eléctrico para el turbo al que tenemos que sumar un sistema microhíbrido. Este sistema, que cuenta con tecnología MHEV, funciona como motor de arranque, recuperando además en las deceleraciones hasta 12 kilovatios de potencia que queda almacenado en una batería de iones de litio.

La tecnología MHEV consigue poner en marcha el motor de manera más rápida y eficaz, con una suavidad que no consigue el motor de arranque. De la misma manera, este sistema, que se compone de un alternador movido por una correa y que está conectado al cigüeñal, consigue que la función start/stop trabaje de manera más eficiente, la cual puede ponerse en marcha desde 22 km/h.

VÍDEO: Así es el Audi SQ5 TDI

Si nos centramos en las capacidades de este propulsor, debemos señalar que la potencia máxima es de 347 CV y el par motor de 700 Nm. Toda esta potencia es generada por el bloque V6 de 3.0 litros, una moderna mecánica que utiliza interesantes soluciones para hacer más eficaz su trabajo. Entre los elementos más destacados encontramos al turbo, de geometría variable, que está tarado a 2,4 bares de presión. Además, debemos añadir un compresor eléctrico que trabaja siempre a pleno rendimiento, un sistema que gracias a un pequeño motor eléctrico de siete kilovatios genera 1,4 bares de presión.

En cuanto al resto de apartados, destaca la caja de cambios automática Tiptronic de ocho velocidades ajustada para trabajar con este motor. La tracción total quattro, de serie, reparte la energía, mandando hasta el 70% del par al eje delantero y hasta el 85% al trasero. La suspensión puede modificarse desde el Audi Drive Select, aunque opcionalmente está disponible una suspensión neumática.

A nivel estético, el SUV deportivo de Audi destaca por las llantas de 20 pulgadas entre otros elementos. Esta pieza puede ser de 21 pulgadas, un elemento que esconde frenos delanteros de 375 milímetros con pinzas de aluminio de seis pistones. Contamos con el paquete deportivo S-line, por supuesto, y con los diferentes sistemas de ayuda a la conducción. Si son opcionales el Virtual Cockpit, el MMi Navigation plus o el equipo de sonido Bang & Olufsen.

Lecturas recomendadas

Más de Salón del Automóvil de Ginebra 2019