Noticia

Así sería el Rolls-Royce Cullinan con seis carrocerías diferentes

6 carrocerías para el Rolls-Royce Cullinan
Alex Morán

Nuevas pieles para el SUV de lujo.

Con la expectación que ha creado el Rolls-Royce Cullinan era cuestión de tiempo que, una vez se conociera su forma final, la gente empezara a imaginar cómo podría ser en versiones diferentes, porque, como ya se sabe, nunca tenemos suficiente. El artista digital X-Tomi Design ha reimaginado al SUV de lujo con seis nuevas carrocerías y lo cierto es que le sientan francamente bien.

VÍDEO: Rolls-Royce Cullinan, mira el primer todocamino de su historia

La primera es una que todo el mundo se ha planteado en su mente: el Rolls-Royce Cullinan pick-up. Basta con ‘cortar’ la parte trasera de la carrocería para crear una caja al aire libre. La cuestión es que poca gente que se hiciera con el SUV lo utilizaría como herramienta de trabajo. Le sigue la variante de acceso, con un tratamiento que ya hemos visto sobre otros tantos deportivos: llantas de acero, paragolpes de plástico negro y reemplazo de todos los cromados por plástico o goma.

Rolls-Royce Cullinan: así es el SUV de lujo

El tercero en discordia sería el Rolls-Royce Cullinan Coupé, que básicamente mantiene la forma del modelo pero elimina las siempre vistosas puertas traseras de apertura suicida para dejar solo dos de mayor tamaño. Tomando esta variante como base también se ha imaginado una que presenta una carrocería de tres volúmenes, confiriéndole una imagen de berlina sobreelevada.

El quinto sería la versión descapotable del modelo, Drophead por lo que atañe a Rolls-Royce, que elimina todo el techo desde el parabrisas hacia atrás y lo sustituye por una capota de lona. El último sería el Rolls-Royce Cullinan Sport, el más deportivo gracias a una altura al suelo rebajada, la parrilla oscurecida y paragolpes específicos.

Todo sobre el Rolls-Royce Cullinan

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.