Skip to main content

Noticia

Coches 4x4

Rolls-Royce Cullinan: así es el SUV de lujo

Rolls-Royce Cullinan

Al fin al descubierto.

El Rolls-Royce Cullinan es, al fin, una realidad. La marca británica llevaba muchos meses desgranando el primer todocamino de su historia (no lo llama SUV porque dice que no es deportivo) y ha llegado para convertirse en un referente en el segmento del súper lujo.

VÍDEO: El Rolls-Royce Cullinan se enfrenta a su último reto

Rolls-Royce ha querido entrar por la puerta grande en la tendencia de moda de manera literal: el Cullinan es un modelo enorme que mide 5.431 mm de largo, 2.164 mm de ancho y 1.835 mm de alto, a la vez que cuenta con una distancia entre ejes de 3.295 mm. Su peso, acorde al tamaño, 2.660 kilos.

Vídeo del Rolls-Royce Cullinan: sus características

Dichas dimensiones, unidas a un diseño bastante cuadrado, le confieren un enorme espacio interior, pero primero hay que hablar de lo que hay por fuera. Y la compañía no ha sorprendido ni arriesgado, simplemente ha aplicado su lenguaje de diseño habitual a un formato que le sienta como un guante. El conjunto frontal es realmente familiar, con la reconocible y enorme parrilla custodiada por faros de orientación horizontal; el lateral ofrece una superficie muy limpia y una silueta bastante dinámica gracias a los ángulos de inclinación de parabrisas y techo, y en la zaga el protagonismo se reparte entre los faros verticales y el difusor con dos salidas de escape.

El interior del Rolls-Royce Cullinan

Pasando al habitáculo, además del lujo que caracteriza a Rolls (primeros materiales, acabados impolutos, etc) lo primero que llama la atención es el espacio, que es todavía mayor que a lo que habitúa la marca. Gracias a la batalla los asientos de la fila trasera gozan de mucha amplitud ya sea en la configuración de banqueta (con tres plazas) o en la de dos asientos individuales, cuentan con un cristal que separa el habitáculo en sí de la superficie de carga y, como novedad en la firma, es la primera vez que se pueden plegar hacia adelante.

Esto catapulta la ya por si considerable capacidad del maletero. En posición normal ya puede cargar 600 litros, pero con los asientos abatidos llega hasta los 1.930 litros y crea una superficie para acomodar bultos de hasta 2.245 mm. Entre los múltiples gadgets que ofrece el todocamino está la opción de montar un set de picnic en el portón trasero, con dos sillas adicionales que miran hacia el exterior.

Mecánica

Al contrario de lo que ocurre con la mayoría de modelos de este segmento, y pese a ser el adalid del lujo, el Rolls-Royce Cullinan se toma muy en serio su faceta off-road, con capacidades que a priori nadie se esperaba.

Para empezar, mantiene el motor V12 de 6,75 litros característico de la gama, en esta ocasión con una potencia de 570 CV y un par máximo de 850 Nm. Pero lo que importa es que lo canaliza a las cuatro ruedas a través de un sistema de tracción integral y que, gracias a la suspensión activa, cada vez que el coche detecta que una rueda pierde tracción la “empuja” hacia abajo para que siga teniendo contacto con el suelo. También cuenta con un botón ‘Everywhere’ que pone todo el par a disposición del conductor para que pueda con cualquier tipo de superficie: agua, nieve, arena, etc. Además, anuncia una capacidad de vadeo de 540 mm, que le coloca líder en su segmento.

Tratándose de un Rolls-Royce, llega cargado de tecnología y asistentes de conducción. En el primer grupo destacan la consola central de de gran tamaño, el HUD de alta resolución y el punto generador de Wi-Fi. El segundo incluye visión nocturna, control de crucero, sistema de prevención de impactos, alerta de tráfico cruzado trasero, detector de personas y animales, asistente de cambio de carril, avisador de cambio de carril involuntario, visión de 360 grados, 4 cámaras panorámicas, etc.

Todo sobre el Rolls-Royce Cullinan

Lecturas recomendadas