Noticia

Alemania y sus presiones…

Alemania y sus presiones…

Susana Martín

23/10/2015 - 16:31

Alemania presiona para bajar los controles de contaminación en coches. Bruselas ha preparado una propuesta con largos periodos de adaptación para evitar un nuevo lío en la industria automovilística. Pero lo más probable es que el plan de Bruselas se rechace, y los países productores (Francia, Italia, España y los del Este) propondrán propuestas menos duras para proteger sus industrias. Alemania, por su parte, quiere más tolerancia con las emisiones.

Alemania presiona para bajar los controles de contaminación en coches. La Comisión Europea presenta este viernes su propuesta para incluir los exámenes en los vehículos para medir las emisiones en condiciones de conducción real.

No te pierdas el Especial Escándalo VW

Bruselas ha preparado una propuesta con largos periodos de adaptación para evitar un nuevo lío en la industria automovilística. Pero lo más probable es que el plan de Bruselas se rechace, y los países productores (Francia, Italia, España y los del Este) propondrán propuestas menos duras para proteger sus industrias. Alemania, por su parte, quiere más tolerancia con las emisiones.

Así, el país germano advierte que hay que proteger la industria del diésel, y exige “un análisis del impacto [de las nuevas medidas] sobre el sector”, que pueden llegar a dejar el 10% de los modelos completamente obsoletos en menos de cinco años. 

En un documento del que se hace eco El País, sostiene lo siguiente: “Los plazos y los niveles [de emisiones contaminantes de dióxido de nitrógeno permitidos] deben fijarse de forma inteligente”. “El motor diésel debería ser protegido”, apunta un informe que pone de manifiesto las “incertidumbres” que supone la regulación europea para la industria.

España, por su parte, reclama umbrales más laxos que Alemania.

Fuente: El País

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Susana Martín

Susana Martín

Redactora

Adicta a todo lo que vaya sobre ruedas.

Buscador de coches

Más de Especial escándalo Volkswagen